Política

Alberto Nadal quiere ser ministro de Energía y Cambio Climático

En una cena en Barcelona con empresarios catalanes organizada por Antonio Llardén, el secretario de Estado de Energía en funciones pidió apoyos para ser ministro

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, el lunes en la Universad Menéndez Pelayo.
El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, el lunes en la Universad Menéndez Pelayo. Efe

Es un secreto a voces que el secretario de Estado de Energía en funciones, Alberto Nadal, quiere una cartera ministerial en el próximo Gobierno. Y, de hecho, ya la quería antes de que se celebraran las últimas elecciones generales del pasado 26 de junio y, por tanto, antes de que se conocieran las posibilidades de gobernar del Partido Popular.

 Así lo manifestó entre líneas en una cena a puerta cerrada que compartió el pasado 10 de junio en Barcelona con casi una decena de empresarios catalanes. Concretamente, con el presidente y el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Salvador Gabarró y Rafael Villaseca, respectivamente; el presidente de Repsol, Antonio Brufau; el de Enagás, Antonio Llardén; el consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró; el presidente de la patronal catalana, Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà;el del grupo Celsa, Francisco Rubiralta; el de Dow Chemical Ibérica, Antonio Valero, y Juan Vila, presidente de la asociación GasIndustrial. La mayoría, por tanto, del sector del gas y los hidrocarburos.

Según fuentes de la velada, esta fue organizada a petición del propio Nadal por Antonio Llardén, con la excusa de explicar al núcleo los retos pendientes en energía para los próximos años. En ella, el aún secretario de Estado de Energía se vino a postular (o lo postularon, según otras versiones) para continuar en el Gobierno. En cualquier caso, se trató de la buena gestión de Nadal,  “de lo bien que les ha ido a los empresarios con él” y de que "les seguiría yendo bien si él siguiera en el Gobierno", añaden las mismas fuentes. Muchos de los presentes lo vieron con buenos ojos y no faltaron los halagos al político.

Posteriormente, ya en otros ámbitos, Alberto Nadal se ha seguido decantando por seguir, concretamente, en la cartera de Energía y Cambio Climático que previsiblemente se va a crear con parte del Ministerio de Medio Ambiente, y para el que tendría el apoyo de Soraya Sáenz de Santamaría. La idea del PP es desgajar las actuales competencias del ministerio que dirige en funciones Luis de Guindos: Industria formaría parte de la vicepresidencia económica bajo la tutela de Economía. Si Mariano Rajoy designara vicepresidente a Cristóbal Montoro, este podría designar también como responsable de Industria al hermano gemelo de Nadal, Álvaro, actual Jefe de la Oficina Económica de Moncloa, y diputado por Madrid. Si el agraciado con la vicepresidencia económica se Luis de Guindos, las posibilidades de Álvaro Nadal desaparecen, según fuentes políticas.

Otra posibilidad que gana fuerza en ámbitos energéticos es que si Guindos no es vicepresidente económico, se incorporaría a una importante empresa del sector (¿Repsol?). No en vano, como actual responsable de Industria tras la dimisión de José Manuel Soria, ha decidido inhibirse formalmente en la aprobación de dos órdenes que afectan directamente al grueso de compañías energéticas e industriales, que le generarían un conflicto de interés en los próximos dos años: la retribución de la distribución eléctrica que beneficia a las de Unesa y los valores retributivos a la cogeneración, que afecta a centenares de plantas industriales.

Además de lo extraño de contar con dos hermanos ministros en el mismo Gobierno, la actitud de ofrecimiento de Nadal no parece encajar con la teoría de que el que se postule ahora se quemará. En el caso de Mariano Rajoy esta teoría funciona a medias (la mitad de su Gobierno era conocido meses antes de las elecciones que le dieron la mayoría absoluta en 2011) y Nadal, tras haber anunciado varias veces su marcha, parece obligado a advertir de alguna manera que quiere quedarse. Algo parecido a lo ocurrido con Luis de Guindos. El cambio de actitud del secretario quedó patente en la reciente presentación de un informe energético de BP, en la que pidió un pacto de Estado para abordar la transición energética, cuando abordó la gran reforma eléctrica en 2013 sin previa negociación ni acuerdo con los afectados.

En cualquier caso, hay factores exógenos, como la posible participación de Ciudadanos en el Gobierno que dificulta cualquier quiniela.

 

Normas