Levantamiento militar en Turquia

EE UU niega la acusación de estar detrás del golpe

Turquía es un aliado clave de EE UU, pero las relaciones cada vez son más tensas

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.
El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry. REUTERS

John Kerry ha negado con contundencia las acusaciones que apuntan a una participación de Estados Unidos en el golpe de Estado fallido para derrocar a Recep Tayyip Erdogan. El secretario de Estado de EE UU señaló que estas acusaciones son "totalmente falsas" y perjudican las relaciones bilaterales de ambos países.

"Estados Unidos está dispuesta a proporcionar ayuda a las autoridades turcas que investigan el golpe, pero cualquier insinuación o afirmación sobre el papel de EE UU en el fracasado golpe son completamente falsas", afirmó John Kirby.

Turquía ha sido durante mucho tiempo un aliado clave de EE UU, pero las relaciones han sido tensas en los últimos años. El Gobierno de Erdogan acusa al predicador conservador Fethullah Gülen, exiliado en Estados Unidos, de estar detrás del golpe. El propio Gülen ha rechazado categóricamente ser responsable de la intentona golpista y ha insinuado que ésta podría haber sido organizada por el propio presidente del país. Erdogan exigió anoche de Estados Unidos la detención y extradición de Gülen a Turquía.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió ayer a todos los bandos en Turquía que “actúen dentro del imperio de la ley” para evitar más violencia tras el golpe de Estado fallido en el país.

Tras una reunión en la Casa Blanca con su equipo de seguridad nacional, Obama emitió un comunicado en que reiteró su “apoyo inequívoco al Gobierno civil y democráticamente electo en Turquía”. El presidente lamentó la pérdida de vidas en los enfrentamientos de anoche entre militares y contrarios al golpe y aseguró que es “vital que todas las partes actúen dentro del imperio de la ley para evitar más violencia e inestabilidad”.

El presidente fue informado esta mañana por sus asesores sobre los últimos acontecimientos en Turquía y pidió que se trabaje con las autoridades turcas para que “se mantenga la seguridad de las misiones diplomáticas y su personal, así como los militares y sus dependientes”.

Obama subrayó que es necesario seguir cooperando con Turquía en asuntos como la lucha contra el terrorismo, después de que las autoridades cerraran el espacio aéreo de la base turca de Incirlik, desde donde operan los aviones militares estadounidenses en su campaña contra el Estado Islámico (EI). 

Normas