Editorial

Una sentencia pragmática

Las conclusiones del abogado general del Tribunal de Justicia de la UE sobre las cláusulas suelo de la banca española apuntan hacia una futura sentencia a favor del sector. El dictamen, que servirá de base para el fallo del tribunal, acepta que se imponga un límite retroactivo a la obligación de las entidades españolas de devolver las cantidades cobradas como consecuencia de las cláusulas suelo anuladas por los jueces. Si la sentencia confirma esta tesis, la banca española se ahorrará una factura de más de 3.000 millones de euros que podría socavar de forma importante los cimientos de algunas entidades.

 El dictamen conocido ayer considera compatible con el derecho comunitario la imposición de ese límite, tal y como hizo el Tribunal Supremo en mayo de 2013. El alto tribunal argumentó su decisión por la “dimensión endémica” de las cláusulas suelo y por las graves repercusiones que una aplicación retroactiva podrían tener para la sostenibilidad del sistema bancario. El Tribunal de la UE haría bien en acoger esa solución, pragmática y económicamente responsable, así como en recordar el exigente proceso de reestructuración y recapitalización de la banca española. Pero también debe dejar claro que ello no supone una relajación de la siempre necesaria protección de los intereses de los consumidores.

 

Normas
Entra en El País para participar