Petróleo

Cepsa prevé recortar su beneficio un 20%, hasta 480 millones

Mantiene que el precio del barril se situará en 55 dólares este año

Pedro Miró, consejero delegado de Cepsa.
Pedro Miró, consejero delegado de Cepsa.

Con el precio del barril repuntando, Cepsa espera ganar en el primer semestre unos 480 millones de euros, un 20% menos que los 600 millones que obtuvo en igual periodo del año pasado. Así lo confirmaron ayer los responsables de la compañía en un encuentro con la prensa, en el que matizaron que este resultado no se deriva de la recuperación del precio del crudo, ya que en sus presupuestos la petrolera mantiene aún su previsión para este año de 55 dólares el barril de Brent, por debajo de la actual que ronda los 50 dólares.

 Con esta recuperación, los márgenes de refino bajarían de siete dólares/barril a 5,5 dólares. En definitiva, según el consejero delegado y vicepresidente de Cepsa, Pedro Miró, los resultados serán “peores, pero según lo presupuestado”· Negocios como la petroquímica o el gas y la electricidad van bien; el refino en línea con las previsiones y la exploración y producción (upstream) es la que peor se comporta.

El grupo propiedad de IPIC, fondo soberano de Abu Dabi, prevé una recuperación sostenida de los precios del petróleo, que llegará en 2020 a los 85 dólares/barril. Por el momento, en Estados Unidos, país al que se atribuye la crisis de precios por los fuertes incrementos de su producción de hidrocarburos (un millón de bep/año), se ha contenido la oferta un 12%. Esto, unido a una mayor demanda por la caída de los precios de los carburantes (un 1,5% en España), “va mitigando” el problema, según Cepsa. Por contra, los márgenes de refino se mantendrían planos en los próximos años.

A raíz del acuerdo nuclear de Irán, tras el cual este país ha incrementado su producción un 25%, hasta 3,4 millones de barriles diarios, la petrolera recuperó su antiguo contrato. Ello supone 30.000 barriles sobre su cartera total de 500.000.

Cepsa sigue estudiando nuevas oportunidades de negocio para dar cumplimiento a su plan estratégico 2016-2020, que incluye 8.000 millones de inversión. De estas el 58% en el upstream, especialmente “alrededor de las posiciones que tenemos consolidadas para aprovechar las economías de escala”, aseguró ayer el director de Estrategia de la petrolera, Héctor Perea. Este reconoció las dificultades “para materializar operaciones”, aunque “es cuestión de paciencia y perseverancia”, añadió.

Otra parte de las inversiones (con 730 millones habrá flexibilidad)se destinarán al área química y la generación con renovables. En este último caso, el objetivo “es ofrecer las necesidades de energía que se requieran en cada realidad y en cada momento”, según Miró. Este podría ser uno de los puntos del plan estratégico 2017-2030 que prevé presentar el próximo año. En este sentido, apuntó a la oportunidad que ofrecen a Cepsa las “enormes superficies” de terreno que tiene próximas a sus centros de producción y las posibilidades de su red de gasolineras con notable presencia en ciudades y carretera, “para ofrecer la energía que cada uno necesite”. Con todo, consideró que el grueso del transporte (barcos, aviones y camiones) seguirá dependiendo del carburante tradicional.

Con un 14% de cuota del mercado de carburantes en España (1.400 estaciones de servicio), Cepsa quiere reforzar su red en las provincias donde no cubren el cupo que impone la ley.

Cepsa, que ha crecido orgánicamente con sus proyectos químicos de Shanghai e Indonesia, está abierta a oportunidades en Marruecos, donde está paralizada su única refinería. Entre las inversiones previstas figura la planta de alcoholes en Indonesia que se inaugurará a finales de año.

Sobre el gasoducto de Medgaz, que Cepsa gestiona con la supervisión de Sonatrach, el grado de utilización es del 85%. La española, que tiene un 20% de su capital y de su capacidad de transporte, lo utiliza al 100%.

Pérdidas de 40 millones anuales en la refinería de Tenerife

El consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, desveló ayer que la compañía pierde 40 millones de euros al año por la refinería que tiene en Santa Cruz de Tenerife y que está paralizada desde hace dos como consecuencia de la normativa sobre calidad del aire de la isla. “No es sencillo explicar a nuestro accionista que estamos manteniendo una planta que pierde dinero”, indicó el primer ejecutivo de la petrolera propiedad de IPIC. Y mantuvo su compromiso de mantener las instalaciones, que ahora se utilizan como terminal y almacenamiento de carburantes .

Miró indicó que mantiene constantes reuniones con todos los agentes implicados, el Gobierno canario, los clientes de la planta y los representantes de sus trabajadores. “Tratamos de buscar la mejor solución para todos”, indicó. Y se mostró confiado en la actitud más positiva del nuevo presidente de Canarias, Fernando Clavijo, frente a la “relación compleja” con su antecesor, Paulino Rivero.

De momento, Cepsa está recolocando en otras instalaciones de la compañía a parte de los trabajadores de la planta (casi 700 en todo el archipiélago).

La situación de parálisis de esta refinería, tiene su origen en el plan de calidad del aire que aprobó el Gobierno canario a comienzos de 2014, lo que según el primer ejecutivo de Cepsa, hace imposible explotar la instalación. Además, los planes urbanísticos han acercado la población urbana a las instalaciones. Por otra parte, la sobrecapacidad de refino en España y la inversión en la renovación de la de Huelva (unos mil millones)no la hacen imprescindible.

Cepsa tiene 70 gasolineras en las islas y una importante presencia en puertos y aeropuertos.

Normas
Entra en El País para participar