Previsiones

¿Qué camino seguirán las principales divisas tras el 'brexit'?

La libra pasa de caer un 0,80% a estabilizarse frente al dólar tras confirmarse que Theresa May será primera ministra. ¿Qué camino seguirán las divisas en los próximos meses?

¿Qué camino seguirán las principales divisas tras el 'brexit'?

El brexit habría dado paso a uno de los periodos de mayor volatilidad e incertidumbre en el mercado de divisas en la historia reciente. Así resume Ebury, la institución financiera especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas, el escenario abierto tras el resultado del referéndum en Reino Unido, que ha provocado una oleada de revisiones de las perspectivas para los próximos meses. Tras el impacto inicial, que llevó a la libra a desplomarse hasta mínimos frente al conjunto de monedas del G10 (frente al dólar tocó mínimos de 1985), la actuación de los bancos centrales y las consecuencias reales del brexit en la política y la economía serán claves para evolución que sigan las principales divisas en las próximas semanas.

Por lo pronto, baja la presión sobre la libra esterlina.  La moneda británica repuntó este lunes al despejarse la batalla por suceder al primer ministro británico David Cameron, llegando a superar la cota psicológica de los 1,30 dólares. Andrea Leadsom, una de las candidatas a ocupar el número 10 de Downing Street, confirmó que abandona la competición por liderar el Partido Conservador británico y guiar al Reino Unido en su ruptura con la Unión Europea. Así, quedaba el camino libre para su única rival, la actual ministra del Interior británica, Theresa May, que se convertirá en primera ministra de Reino Unido el miércoles, tras la retirada de Cameron. Leadsom (euroescéptica) y May, que fueron preseleccionadas por el grupo parlamentario conservador para el doble cargo, competían por el voto de las bases en unas elecciones internas que iban a concluir el 9 de septiembre, cuando se hubiera revelado el nombre de la ganadora.

Inmediatamente después del brexit, los analistas se apresuraron a asegurar que se habría frenado en seco la posibilidad de un alza de tipos de interés por parte de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, aunque el último dato de empleo del país, mucho mejor de lo previsto, ha arrojado de nuevo dudas sobre si la Fed adelantaría finalmente su decisión. Con todo, el consenso prevé que la institución presidida por Janet Yellen no moverá ficha antes de diciembre de 2016. Además, en Europa, han crecido las expectativas de que el Banco Central Europeo se decante por incrementar sus medidas de flexibilización en los próxmimos meses, y el mercado apuesta cada vez más por que el Banco de Inglaterra recorte los tipos de referencia hasta el 0,25% este mismo jueves, después de mantenerlos estables en el 0,5% desde 2009.

Por otro lado, medir el impacto político y económico real del brexit no es tarea fácil. Desde Ebury creen que "el proceso de negociación entre Reino Unido y la UE se dilate en el tiempo y se produzcan pocos o ningún cambio real en muchos años". Eso sí, su previsión es una contracción del 1% del PIB en el tercer trimestre. A pesar de todo, la firma considera que podría evitarse una recesión técnica, ya que el efecto negativo en la inversión y el consumo podrá ser parcialmente compensado por la mejora en el déficit comercial y en el gasto público. Por su parte, en el informe de perspectivas de los mercados financieros internacionales para el segundo semestre de 2016 de Julius Baer, el economista jefe, Janwillem Acket, considera que "a consecuencia de la decisión de abandonar la UE, el Reino Unido se encamina hacia una probable recesión".

Así las cosas, el camino que pueden seguir las divisas es el siguiente: 

  • Libra

La libra esterlina parece haber tocado suelo temporalmente en la horquilla de 1,30 a 1,35 dólares estadounidenses, según Ebury. Para Julius Baer, el largo y complicado proceso de salida de Reino Unido de la UE seguirá tirando a la baja de la libra esterlina (GBP). Hoy la divisa británica recupera posiciones y cotiza en torno a 1,29 dólares tras conocerse que Andrea Leadsom se retira de la carrera por el liderazgo del Partido Conservador británico, lo que deja la vía libre a su única rival, Theresa May. Con la marcha de Leadsom, el proceso de proclamación de la nueva líder 'tory' y primera ministra, que sustituirá al dimisionario David Cameron, podría adelantarse.

Christian Gattiker, estratega jefe y director de análisis de Julius Baer, está convencido de que la libra esterlina se devaluará con fuerza durante los próximos meses. "El Reino Unido, una economía que presenta un gran déficit por cuenta corriente y depende enormemente de los flujos de capitales, sufrirá una gran falta de inversión extranjera directa a causa de las incertidumbres que se avecinan", apunta.

  • Dólar

Por lo que respecta al dólar, Ebury opina que el brexit compromete las previsiones de subida de tipos de interés anunciadas por la Fed en la reunión celebrada en junio. “Esperamos ahora que la Reserva Federal lleve a cabo una única subida durante este año en la reunión de diciembre y solo dos o tres más durante 2017”, señala la empresa de divisas, que revisa al alza sus previsiones de apreciación del dólar estadounidense frente al euro y, sobre todo, frente a la libra esterlina.

  • Euro

Tras el brexit, el euro experimentó una pronunciada caída cercana al 4% frente al dólar hasta situarse en su posición más débil desde marzo. Ahora, la divisa común está manteniéndose alrededor de 1,1050 dólares. "La subida de tipos de interés por parte de la Reserva Federal en Estados Unidos, aunque más lentas de lo esperado, debería servir para reducir la presión que soporta el euro. A todos estos factores debería sumarse el incremento de los riesgos políticos en Europa, como el referéndum constitucional que se celebrará en otoño en Italia. Todos estos aspectos deberían ser razones suficientes para que la moneda común muestre una sólida tendencia a la baja durante las próximas semanas o meses”, afirma Ebury.

  • Yen

El yen japonés ha experimentado un notable fortalecimiento en el primer semestre del año, al actuar como activo refugio. Nada menos que se ha revalorizado un 17% en lo que va de 2016. Un yen fuerte perjudica a economía como la japonesa, basada sobre todo en las exportaciones. Tras la rotunda victoria electoral del primer ministro japonés, Shinzo Abe, en las elecciones a la cámara alta del Parlamento, ha desvelado que lanzará un nuevo plan de estímulo. Esta apuesta por las infraestructuras y la obra pública puede suponer una mayor presión para que el Banco de Japón mantenga muy bajos los tipos de interés, así como la cotización del yen.

Normas