Escuelas de Negocios | 38 Aniversario de Cinco Días

Afrontar el futuro desde el debate y la autocrítica

La formación empresarial quiere liderar los cambios en la gestión de las compañías.

Jornadas de Dirección de empresa en el IESE.
Jornadas de Dirección de empresa en el IESE.

La formación de los dirigentes de empresas y de nuevos emprendedores “se configura como una tarea social de gran importancia, si se aborda desde la perspectiva de la revisión crítica de la realidad y el alumbramiento de un nuevo orden de relaciones económicas y sociales basado en valores compartidos”, opina Felipe Llano, director adjunto a la dirección general de ESIC.

Y añade: “Las escuelas de negocios en España han jugado un papel muy importante en la formación y en el desarrollo de los profesionales que han liderado las organizaciones durante el último siglo, sobre todo respecto a la innovación en los procesos de gestión y toma de decisiones y en la visión global de la actividad económica”, señala. No en vano, IESE y Esade figuran entre las 10 mejores del mundo, según el ranking de Financial Times, mientras que los másteres online de IE están entre los mejor valorados.

Aunque el modelo de gestión español ha tenido sus carencias. “Una visión a menudo cortoplacista, con enfoques meramente financieros, obviando aspectos como la sostenibilidad o la contribución al desarrollo social, ha provocado un importante debate en el seno de las escuelas sobre el modelo de gestión de las organizaciones y cómo debe responder ante las nuevas realidades”, afirma Llano.

“Es importanteque las escuelas fomenten la internacionalización y el emprendimiento como actitud”, opina Felipe Llano, de ESIC

Desde Deusto Business School, Iñaki Ortega, director de la escuela en Madrid, sostiene que “ahora toca seguir egresando directivos que desde sus responsabilidades promuevan una economía más justa y sostenible”. Deusto apuesta por el papel de las instituciones para trasformar la realidad y conseguir un mundo mejor y más justo: “Instituciones inclusivas que levanten estorbos para las iniciativas emprendedoras y que fomenten la igualdad de oportunidades”.

Luis Díaz, director de la Escuela de Posgrado de Cunef, considera que el papel de estos centros en el desarrollo de un nuevo modelo productivo es el mismo que han tenido siempre. “Se centra en dos aportaciones fundamentales: contribuir a la mejora de uno de los capitales más transformadores de la economía y la empresa, el capital humano, y generar conocimientos e innovaciones útiles para la mejora de las empresas, las industrias, los productos y los servicios sobre los que se fundamentan los intercambios económicos que dan pie a la economía de mercado. Jugamos un papel decisivo y fundamental”. Por ello, prosigue, “las sociedades más avanzadas e innovadoras cuentan con centros de excelencia de enseñanza superior cualificada”.

Las escuelas están llamadas a formar directivos que impulsen un nuevo modelo desde el liderazgo y la gestión de las organizaciones y que sepan liderar la transformación de pymes en empresas más grandes, apunta Felipe Llano. “Es importante que las escuelas fomenten la internacionalización del tejido empresarial para aminorar los riesgos y el emprendimiento como actitud para impulsar proyectos”.

Sobre los deberes que le pediría al nuevo Gobierno, Llano opina que “la educación en España no necesita grandes giros, sino encontrar la dirección adecuada a través de un consenso de todas las fuerzas políticas”. Y cree fundamental seguir trabajando para que la empresa y la universidad vayan de la mano para generar programas formativos que den respuestas reales a las demandas de la sociedad.

Normas