Giro estratégico de la banca

Evo Banco aspira a liderar el crédito al consumo para 2020

Evo Banco planea captar 150.000 clientes al año en este segmento

Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid
Fachada de una oficina de Evo Banco en Madrid

En un momento de debilidad del negocio puramente bancario, Evo Banco ha decidido abrazarse al negocio de crédito al consumo como pilar de crecimiento e ingresos de la compañía en los próximos años.

A tal fin, la entidad ha anunciado este miércoles que fusiona sus dos unidades de negocio de este ramo, Fracciona, centrada en financiar compras de electrodomésticos y otros bienes en los centros de compra, y AvantCard, dedicada a préstamos y tarjetas.

De su unión nace Evo Finance, una plataforma con la que la entidad aspira a liderar el segmento de crédito al consumo en España para el año 2020 captando más de 150.000 clientes anuales, según han avanzado el consejero delegado de Evo Banco, Enrique Tellado, el director de financiación al consumo de la entidad, Carlos Gómez.

La unidad resultante cuenta en la actualidad con 125 efectivos en plantilla, una clientela de 285.000 usuarios, 33.000 tarjetas en circulación, implantación en 4.100 puntos de venta por todo el país y un volumen de negocio de 500 millones de euros.

Desde Evo Banco aclaran que la entidad no está en el segmento de préstamos para la compra de automóviles, en el que juegan un papel principal las propias financieras de las firmas de automoción o la gran banca, que financia a concesionarios.

Fuera de ese mercado, Evo Banco está ahora mismo entre las cinco primeras firmas en crédito al consumo en España, con entre el 8% ye l 10% de cuota de mercado. Para ser líderes en cuatro años necesitan superar un 20% de cuota. “No va a ser fácil”, ha admitido Tellado.

Las dos unidades originales

Los dos pilares de Evo Finance son pues las dos unidades originales. Fracciona está presente en 4.000 puntos de venta, con un 40% de usuarios digitales y 38 mllones de euros de financiación mensual.

Avantcard por su parte cuenta con un 90% de activaciones de las tarjetas tras dos meses desde la entrega, un 100% de operativa online y un 60% de usuarios telemáticos de un total de 33.000 clientes.

En ambos casos se trata de clientes con rentas medias y altas, de entre 1.500 y 2.000 euros al mes con operaciones de financiación par compras de unos 600 euros, a un tipo medio del 10%, y 1.800 euros cubiertos con tarjetas, al 21% de interés.

El negocio de crédito al consumo genera ya para Evo Banco la mitad de sus 881.458 clientes, concretamente 462.238 millones y la entidad se prepara para iniciar una campaña de venta cruzada que permita ofrecer también a esta cartera de clientes el escaparate de productos de banca minorista.

La idea es multiplicar por cinco la base de clientes y por tres el volumen de negocio para 2020 sin incurrir en una mora superior al 6%, en la actualidad Evo Finance nace con la tasa controlada en el entorno del 3%.

El modelo de negocio

“Estamos creando casi un banco de la nada y lo podemos moldear a lo que el mercado piense que va a ser un banco”, ha subrayado Enrique Tellado, consejero delegado de Evo Banco, avanzando que si este año la prioridad es la transformación tecnológica, a partir de ahora la prioridad “será captar más clientes”.

“Dejemos de vender humo. Los bancos han vendido mucho humo”, ha criticado Tellado, asegurando que su entidad, una escisión de Novagalicia que fue adquirida por el fondo de inversión Apollo, está aquí para hacer las cosas diferentes.

Cuenta para ello con cuatro patas estratégicas: la banca minorista tradicional; el pujante negocio de crédito al consumo; una apuesta por adquisiciones oportunistas (Idea Gestión Hipotecaria; Global Talasa o Otagaz Gestión Hipotecaria son algunos de los ejemplos; y una creciente política de alianzas con firmas fintech, que aúnan servicios financieros con soluciones tecnológicas, así como otras estadidades.

La plataforma tecnológica

“La migración no salió bien. Probablemente porque planificamos con demasiada ambición”, ha reconocido Tellado sobre los problemas que supuso implantar su nueva plataforma digital.

Durante la primera semana, la clientela de Evo Banco, que solo cuenta con 47 oficinas, dejó de poder operar vía online, el canal mayoritario.

Los teléfonos de atención pasaron de recibir 20.000 llamadas al mes a 100.000 en una hora, ha expuesto Tellado asegurando que pese a todo, una vez resueltos los problemas, el impacto en número de clientes no ha sido importante pero sí el descontento que ha quedado entre usuarios y empleados.

Una insatisfacción que Tellado se ha propuesto combatir mejorando sus servicios. De momento, la plataforma tecnológica de Evo Finance tardará en ponerse en marcha, previsiblemente hasta finales de año o inicios de 2017, pues los recursos están centrados en mejorar los canales del banco.

Normas