Aumento del 68% en tarjetas contactless emitidas

¿Tu tarjeta “contactless” con ‘less’ (menos) seguridad?

¿Tu tarjeta “contactless” con ‘less’ (menos) seguridad?

Muchos recordarán aquel ‘caco’ que iba por el transporte público con un datafono ‘robando’ dinero a través de las tarjetas ‘contactless’. ¿Bulo o realidad? Pues se supo que tenía más bulo que de realidad.

La tecnología ‘contactless’ llegó y lo hizo para quedarse. Según los datos de MasterCard, durante el último trimestre de 2015 el número de tarjetas ‘contactless’ emitidas aumentó un 68%, del mismo modo que el número de TPV’s ‘contactless’ se incrementó un 32% en el mismo periodo. Además,

Lo que los datos apuntan es que el ‘contactless’ se afianza en España dada la comodidad y rapidez a la hora de efectuar pagos, datos que están en consonancia con lo vivido en Europa, ya que como afirman desde MasterCard en el último trimestre de 2015, en el viejo continente aumentaron un 138% las operaciones sin contacto.

Ante este crecimiento que parece imparable, la seguridad que aporta es puesta en tela de juicio. Además de restar el contacto, ¿se resta fiabilidad?

¿Tecnología segura?

Rápida y cómoda sí. En primer lugar, es necesario recordar que en España el pago ‘contactless’ sin que sea necesario introducir el número PIN es posible hasta 20 euros, aunque existen establecimientos y datafonos que lo requieren siempre. Pero ¿es tan segura esta tecnología como dicen? Como todo avance, está cuestionado y no está libre de fallos y errores. En lo que a los medios de pago y finanzas en general se refiere, la tecnología está aportando mucho, pero también sobrelleva muchos miedos, entre ellos, el miedo a ser vulnerables frente a los delincuentes más tecnológicamente preparados.

Aunque en esta ocasión el robo en el Metro, datafono en mano se escapase de la realidad, esto no quiere decir que no sea posible, de hecho por sus características, es técnicamente factible.

Es por eso que no sean pocos los que se cuestionan si es incompatible seguridad con la comodidad y rapidez en el pago. Hay voces que ponen en tela de juicio la seguridad de la tecnología NFC (‘Near Field Communicaction’ o comúnmente llamado ‘contacless’) dadas las amenazas que tiene, amenazas provocadas por sus propias características. Como explica un Informe del Centro Criptológico Nacional elaborado por Ricardo J. Rodríguez en colaboración con RedSys, entre las que se encuentran los problemas de “escucha secreta” que tienen que ver con la posibilidad de conocer los datos de la tarjeta y de los movimientos realizados con ella.

Otra vulnerabilidad es la de poder transformar, destruir o insertar los datos transmitidos, ya que estos se transmiten de manera inalámbrica. El tercero de los principales problemas que apuntan es el de los ataques “relay” que consiste en aumentar el rango de distancia a la que las tarjetas efectúan los pagos, por lo que se puede llegar a pagar de forma ‘contactless’ a miles de kilómetros de distancia, y no con los 10 centímetros máximos que en teoría la tarjeta necesita para poder comunicar el pago.

Se podría decir que son las características que hacen a esta forma de pago cómoda y rápida, las mismas que lo hacen vulnerable. Por ello, el mismo informe del Centro Criptológico Nacional desvela algunas medidas de seguridad con las que evitar los ataques, como tarjeteros o carteras que impidan la comunicación de la tarjeta, el uso de un cifrado de la tarjeta más complejo y eficaz o tiempos más reducidos para que la tecnología ‘contactless’ sea utilizada.

Las entidades y las empresas emisoras se esfuerzan por aumentar la seguridad de los medios de pago, pudiendo a través del móvil activar y desactivar las tarjetas o recibir notificaciones cada vez que se realice una compra, o incluso a un nivel mucho más técnico, limitando lo máximo posible aquella información que se transmite por NFC al ser utilizada.

Con un gasto medio por transacción sin contacto de 33,5 euros en España según MasterCard, y un aumento del número de tarjetas ‘contactless’ lejos de estancarse, merece la pena invertir en una mayor seguridad para los clientes.

Normas