Mercados

Claves para entender qué pasará esta semana en la Bolsa

Imagen del parqué madrileño
Imagen del parqué madrileño EFE

La victoria de los partidarios de escisión de Reino Unido la UE golpeó con fuerza a las Bolsa europeas, especialmente a la española, que el pasado 24 de junio registró la que hasta ahora es la mayor caída al cierre del Ibex 35. Con este fantasma y la resaca electoral amanecieron el pasado lunes los inversores que fracasaron en su intento de levantar los ánimos. Sin embargo, como si por arte de magia se tratara, el martes y las siguientes tres sesiones las compras se impusieron con fuerza en el parqué madrileño. Desde los mínimos anuales, el selectivo español consigue rebotar un 8,15%. Y es que eso es lo que ha sido, un mero rebote. Los analistas coinciden en señalar que lo acontecido en las pasada jornadas obedece a un rebote técnico fruto de la sobrerreacción al brexit.

La semana que mañana comienza será clave para valorar los daños que el referéndum de británico ha causado a la renta variable. Ramón Forcada, director de análisis financiero y de mercado de Bankinter, considera que si la Bolsa registra un movimiento lateral, esto sería interpretado como una buena señal. Pero, aunque lo consiga, eso no significará que las Bolsas vayan a tomar el relevo este verano, ni mucho menos. Antes de la consulta británica, el experto consideraba que el segundo semestre sería el turno de la renta variable. Después del buen comportamiento registrado en los primeros seis meses del año por los bonos, gracias a la ayuda de los bancos centrales, había llegado el momento de los índices bursátiles. Forcada consideraba que en un entorno de tipos cero la única vía para obtener rentabilidad pasaba por la Bolsa. Pero la decisión de Reino Unido de divorciarse de la UE ha puesto en riesgo estas previsiones. De hecho el experto considera que lo que deja tras de sí el brexit “es un incremento de las primas de riesgos, impactos en el crecimiento económico y una caída de las estimaciones de beneficios empresariales”, algo que dificultará la recuperación de las Bolsas. Por si esto no fuera suficiente se ha deteriorado el sentimiento del mercado y ha aumentado la incertidumbre. En este contexto la renta variable ha perdido su atractivo.

Macro: de cara a las próximas sesiones, los datos macro que se divulguen no van a servir de termómetro para el mercado, pues se trata de datos del mes de mayo. Es decir, de antes de la consulta. Así, por ejemplo, el martes se conocerán las ventas al por menor de la zona euro. También, a lo largo de los próximos cinco días, se divulgarán las actas de la última reunión del Banco de Inglaterra y la Reserva Federal y se dará a conocer el dato de desempleo del mes de mayo en EE UU.

Ibex: el nuevo escenario abierto por el brexit ha llevado a los analistas a actualizar sus estimaciones para el Ibex 35. Los expertos creen que la zona de los 7.500 es un nivel clave para el selectivo. En caso de perderlo, el índice de referencia de la Bolsa española podría caer hasta los 6.000 puntos. En la parte alta, el consenso fija como techo los 9.420 puntos. Para que el selectivo se mueva en una u otra dirección será clave el devenir de las negociaciones entre Reino Unido y la UE así como los resultados empresariales del primer trimestre. Además, en el plano nacional ocupará un lugar destacado la ronda de contactos entre las formaciones políticas. Está previsto que Mariano Rajoy empiece a hablar con todos los grupos políticos para sondear la disposición de los diferentes partidos para llegar a un acuerdo que facilite su investidura.

Renta fija: el bund alemán continuará ejerciendo su papel de valor refugio ante un repunte de la inestabilidad. El viernes concluyó en el -0,126%. Por su parte, el bono español cerró en sus mínimos históricos, mismo nivel que registró un año antes en abril de 2015 cuando el mercado de renta fija vivió una de sus épocas doradas después de que Mario Draghi se lanzara a la compra de bonos gubernamentales. No obstante, el recorrido registrado por la deuda española a diez años se debe a los resultados electorales que han reflejado un menor avance de Unidos Podemos. En base a esto, el bono con vencimiento en 2026 ha pasado del 1,63% del viernes 24 de junio, al 1,15% de la última sesión. De hecho, en los últimos días el bono español ha caída por debajo del italiano, algo que no sucedía desde hacía un año.

La semana que está a punto de comenzar será el turno de ver cómo impacta el brexit en las emisiones del Tesoro. El jueves celebra una subasta de bonos y obligaciones a cinco, diez y 15 años (indexado a la inflación) y obligaciones a nueve años.

Brent: en el mercado de materias primas la victoria de los partidarios de abandonar la arquitectura comunitaria también pasó factura. Así, el Brent retomó la senda bajista y el 24 de junio se anotó una caída del 4,91%. Pero como en la Bolsa, las compras volvieron a ser protagonistas y una semana después del acontecimiento, el barril de Brent se sitúa, de nuevo, por encima de los 50 dólares.

Divisas: la gran damnificada del referéndum ha sido la libra que, aunque a lo largo de las últimas sesiones ha intentado recuperar parte del terreno perdido, todavía permanece en niveles de 1985. Según datos de cierre del viernes, la divisa británica se cambia a 1,326 dólares.