Balance de los primeros seis meses

Los valores ganadores y perdedores del año

Los valores ganadores y perdedores del año

El Ibex ha concluido hoy su primer semestre con una caída próxima al 15%. Los seis primeros meses del año han sido de todo menos calmados. La crisis de China y su efecto en los emergentes, el descenso del precio del crudo, la inestabilidad política en España y el brexit han sido los ingredientes de este cóctel explosivo. A pesar de que las pérdidas predominan en el índice de referencia de la Bolsa española, es posible encontrar valores que han conseguido plantar cara a esta tormenta. Hasta la fecha estas son las ganadoras del año:

ArcelorMittal: la siderúrgica no comenzó el año con buen pie. La crisis de las materias primas ante la menor demanda del gigante asiático impactó de lleno en la compañía. De hecho, el 11 de febrero, la cotizada marcó su mínimo histórico: los 2,03 euros por títulos. Desde entonces, el valor se anota un 100% y se convierte en la empresa más alcista del Ibex 35 en el conjunto del año (35%). Y es que razones no han faltado para apuntalar este rebote. A la recuperación de las commodities se ha sumado la ampliación de capital de 2.721 millones puesta en marcha captar recursos para reducir su deuda, que a cierre de 2015 alcanzaba los 14.700 millones de dólares.

Repsol: como en el caso anterior, la petrolera española se enfrentó en los primeros meses del año a uno de sus momentos más comprometidos. La caída del precio del crudo pesó sobre su evolución en Bolsa y sobre su negocio. La compañía se vio obligada a desprender se sus activos no estratégicos para poder hacer frente a la tempestad y de esta forma mantener el rating y la retribución al accionista. Aunque el primer objetivo lo consiguió, el segundo, el de la remuneración al accionista no. El 25 de febrero de 2016, Repsol recorto en un 40% su dividendo después de anunciar unas pérdidas de 1.227 millones de euros en 2015, frente a los 1.612 millones de beneficio de 2014. Sin embargo, la recuperación del precio del crudo, que a día de hoy se sitúa en la zona de los 50 dólares por barril, han permitido darle alas al valor. En lo que va de año Repsol se anota un 12,75%, ascenso que alcanza el 46% desde los mínimos del año.

Aena: el gestor de aeropuertos se lleva la medalla de bronce con un ascenso en el semestre del 12,2%, hasta los 118,25 euros por acción. La compañía, que permanece a la espera de ver cómo se soluciona el plan de tarifas para los próximos cinco años, cuenta con el impulso del tráfico aéreo. Aena, que busca ahora centrar su crecimiento en el exterior, aprobó en la pasada junta su primer dividendo desde la salida a Bolsa en 2015. El importe a pagar el próximo 5 de julio será 2,71 euros, en línea con lo anunciado en el proceso de privatización.

Gamesa: la eólica ha tenido una de cal y otro arena. Pero los aspectos positivos han conseguido sobreponerse a los negativos. Entre los primeros destaca la fusión alcanzada con Siemens. A pesar su paralización por los reguladores por su posición de dominio de mercado, el 16 de junio el consejo de administración dio luz verde a la operación. Esta noticia ha servido de impulso a sus acciones, que el año se anotan un 11,8%. En el lado negativo se encuentra la quiebra de SunEdison con la que compartía proyectos en común en India.

FCC: en febrero la constructora lanzó una ampliación de capital de 709,5 millones, destinada a recortar el endeudamiento de la compañía. Un mes después, el magnate mexicano Carlos Slim, que suscribió la parte que le correspondía, lanzó una opa sobre la compañía. El precio ofrecido eran 7,02 euros por acción. Inmediatamente después, las acciones de la cotizada se dispararon y el 7 de marzo se anotó un 14,57% para ajustarse al precio ofrecido por Slim. Desde entonces, sus títulos se han mantenido en la barrera de 7,5 euros. Así, en lo que de año, la firma se revaloriza un 11,3% en los primeros seis meses de 2016.

La cara opuesta a estos valores la representan:

Popular: el banco que preside Ángel Ron anunció una ampliación de capital que le ha permito captar 2.500 millones. Se trata de la segunda operación de este calibre en menos de cuatro años. El objetivo de la entidad perseguido por la entidad era fortalecer el balance y mejorar los índices de rentabilidad, solvencia y calidad de activos. Los inversores no se tomaron la noticia con muy buen pie. Esto unido al castigo que ha sufrido la banca en este inicio de año, han llevado a la entidad a cerrar el semestre con una caída del 57,83%

IAG: después de cerrar 2015 con una subida del 35%, la aerolínea no ha conseguido mantener el vuelo en este arranque de año. Pero las mayores caídas se las ha anotado en los últimos días, en concreto desde el pasado 24 de marzo, día en que se conocieron los resultados del referéndum británico. Desde entonces sus acciones han retrocedido un 34% como castigo a la exposición que tiene en Reino Unido, mercado del que procede el 36% de los ingresos (8.256 millones de euros). Al brexit se suman también los atentados en Bruselas. En el conjunto del año las caídas alcanzan el 46,5%.

Bankia: la recuperación experimentada tras el triunfo del PP en las elecciones y el menor avance de Unidos Podemos han servido de catalizador a la entidad al alejar los fantasmas de una nacionalización, de acuerdo a las propuestas que defiende la formación que lidera Pablo Iglesias. Pero el castigo que sufre el sector bancario, ante las dificultades de generar ingresos en un entorno de tipos cero y las dudas sobre las economías, pueden más. Con este escenario como telón de fondo, la entidad se deja un 39,85% en 2016.

CaixaBank: siguiendo con el azote del mercado al sistema financiero español, la cuarta cotizada que más cae es el banco catalán (-38,8%) que el 28 de junio anunció un cambio en su presidencia. Jordi Gual, hasta ahora economista jefe, sucederá en ese cargo a Isidro Fainé.