Patrimonio artístico

El exterior del Coliseo de Roma recupera su esplendor

Finaliza la primera fase de restauración del monumento, financiada por el grupo Tod's.

La segunda, que se centrará en la arena, no tiene fecha de inicio.

Vista del Coliseo de Roma tras la finaliación de la primera fase de restauración. Ver fotogalería
Vista del Coliseo de Roma tras la finaliación de la primera fase de restauración. REUTERS

La leyenda y la grandeza del empresario Diego Della Valle, presidente del grupo italiano Tod’s, se ha acrecentado hoy en Roma. Las primera fase de la restauración del Coliseo, uno de los monumentos más representativos de la antigüedad clásica, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980 y una las nuevas siete maravillas del mundo moderno, ha finalizado. Han sido más de tres años en los que se ha trabajado en la limpieza de la atracción turística más popular de Italia, con cinco millones de visitas al año.

"Hay que favorecer a los jóvenes"

El empresario italiano y director de Tod's, Diego Della Valle, posa frente al Coliseo, en Roma.
El empresario italiano y director de Tod's, Diego Della Valle, posa frente al Coliseo, en Roma. EFE

El empresario Diego Della Valle asumió que la sociedad y los empresarios deben facilitar a los jóvenes una vida sin sobresaltos, tranquila, de manera que quien lo desee “pueda trabajar en su país, sin necesidad de tener que marcharse".

También reclamó una mayor colaboración por parte de las empresas para mantener el legado cultural de Italia. “El sector público y privado podemos hacer cosas juntos, además se favorece el trabajo de los pequeños artesanos". También señaló que es responsabilidad de todos apoyar desde un punto de vista económico al ámbito cultural, ya que es una fuente de ingresos para el país, a través de la llegada de turistas.

El Coliseo empieza a recuperar su esplendor, y el empresario que está financiando las obras, con 25 millones de euros, se ha convertido casi en héroe nacional. Así se lo reconoció hoy el primer ministro italiano, Matteo Renzi, que alabó, durante la rueda de prensa en la que se mostró parte de la remodelación del monumento, la generosidad de la familia Della Valle, originaria de Casette D'Ete (en la región de Marche), así como su sensibilidad para contribuir a salvaguardar una parte importante del patrimonio cultural del país.

“Es un ejemplo para todos", destacó Renzi, quien también dijo que Italia debe aprovechar la riqueza de sus bienes culturales como un valor añadido para Europa. “Es nuestra seña de identidad. Si hay un esfuerzo, la inversión en el ámbito social también será positiva, porque hará crecer la belleza de nuestra comunidad", señaló el primer ministro. Este recordó el momento en el que el presidente de Tod's firmó en 2011 el acuerdo con el entonces alcalde de Roma, Gianni Alemanno. Renzi era entonces alcalde de Florencia y no entendía por qué Della Valle invertía en Roma y no en la ciudad a la que ya estaba vinculado emocionalmente. En 2002, el empresario había salvado de la quiebra a otro de los grandes motivos de orgullo para los italianos, el fútbol, al destinar al ACF Fiorentina unos 20 millones de euros. No fue el único malentendido que tuvo que sortear el empresario, que ante todo defendió “el orgullo de pertenencia italiano".

Otra de las polémicas se generó, como recordó en su intervención el ministro de Cultura y de Turismo, Darío Franceschini, por la sospecha de que Diego Della Valle quisiera aprovechar la inversión en el Coliseo para beneficiarse de los incentivos fiscales promovidos a partir de 2013 por el Gobierno para apoyar, a través de iniciativas privadas, el mantenimiento del patrimonio cultural. En este caso, una deducción del 65%. “Ha tenido paciencia al soportar las críticas, pero el acuerdo se firmó en 2011, previo al incentivo fiscal del Gobierno", recordó el titular de Cultura y Turismo, que también destacó la importancia de los acuerdos entre la administración pública y las entidades privadas. La restauración del Coliseo puede ser un buen ejemplo de ello.

Los trabajos de limpieza se han realizado con un equipo de profesionales italianos, arqueólogos, arquitectos, ingenieros, trabajadores especializados y restauradores, que han desarrollado una minuciosa labor. Sirva como ejemplo que en la limpieza de la piedra se ha utilizado agua pulverizada a temperatura ambiente, sin presión y sin ningún disolvente. La primera fase de los trabajos, en una superficie de 13.300 metros cuadrados, ha incluido la limpieza de la fachada, la sustitución del sistema de cierre de los arcos con rejas, la restauración de los paseos y del hipogeo. Tareas que han absorbido siete de los 25 millones presupuestados.

Los 18 restantes irán destinados a las obras del centro de servicios, donde se ubicarán las taquillas y la tienda, hasta ahora en el interior del monumento, pero sobre todo, a la adecuación de la arena del Coliseo. El objetivo es que, en el futuro, los visitantes puedan pisarla, y que también acoja eventos culturales.

Satisfecho con la obra realizada, Diego Della Valle, acompañado de su hermano y mano derecha, Andrea Della Valle, afirmó que “el mundo de la empresa debe ser generoso y debe involucrarse con las necesidades del país".