Mercado inmobiliario

Alquiler Seguro crea la primera socimi de pisos para arrendar

La futura sociedad espera captar 50 millones y adquirir un parque de 600 viviendas

En la imagen, un edificio de viviendas. EFEArchivo
En la imagen, un edificio de viviendas. EFE/Archivo EFE

Después de casi diez años operando como intermediario entre propietarios e inquilinos, la empresa Alquiler Seguro se ha propuesto dar el salto y constituir la primera sociedad cotizada de inversión inmobiliaria (socimi) especializada exclusivamente en viviendas de alquiler.

Con el nombre de Quid Pro Quo Alquiler Seguro, esta sociedad espera captar de inversores institucionales y de particulares cuando comience a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), previsto para final de año, unos 50 millones de euros con el objetivo de adquirir unas 600 viviendas para alquilar.

El objetivo de este proyecto es crear por primera vez en España una oferta estable de casas en arrendamiento de manera profesional, ya que tal y como recuerda el consejero delegado de Alquiler Seguro, Antonio Carroza, el mercado español se encuentra totalmente en manos de particulares y carece de un parque “constante, homogéneo y continuado” de viviendas para arrendar, como el que sí existe en otros países europeos como Alemania.

Así, con la serie de encuentros organizados para explicar a los posibles inversores su proyecto, la entidad, que ya gestiona unos 70.000 contratos de arrendamiento en todo el país, prevé obtener en una primera fase alrededor de los citados 50 millones de euros y llegar en un horizonte de cuatro o cinco años a los 500 millones y una cartera de 6.000 casas.

Crecimiento exponencial

El presidente de la compañía, Gustavo Rossi, se muestra convencido de que existe potencial para conseguir ese crecimiento a corto y medio plazo y está seguro de que España llegará al 30% de casas en alquiler, que es la media europea.

“Primero porque existe una generación, sobre todo entre los más jóvenes, que quiere vivir de alquiler gracias a la flexibilidad y movilidad que les aporta esta opción frente al endeudamiento para comprar y, segundo, porque creemos que podemos ofrecer una experiencia de 10 años y unos resultados que nos avalan”, explica Rossi.

Así, Alquiler Seguro recuerda que frente a un promedio de ocupación del mercado de 1,8 años, ellos han logrado situar la media en 2,3 años. Y mientras en el sector la rotación de los inmuebles en alquiler (el tiempo que tardan en volver a ocuparse cuando se marcha el inquilino) es de 81 días, Alquiler Seguro ha logrado que las viviendas en las que intermedia apenas permanezcan vacías unos 12 días. En este sentido, otro de los puntos fuertes de la gestión de Alquiler Seguro, según defienden el presidente y el consejero delegado, es la morosidad.

“Mantenemos un porcentaje de impagos cero gracias a la labor que realizamos previa a la firma del contrato y después si se produce una situación que impida hacer frente al abono del alquiler”, subraya Rossi. De hecho, explica que aproximadamente un 50% de las operaciones que les plantean son rechazadas gracias a los exhaustivos controles de solvencia que realizan a los potenciales inquilinos. “Y después, si una familia pierde el empleo y no puede pagar el alquiler, buscamos la mejor solución para adaptarnos a su nueva situación”, puntualiza Carroza.

Toda esta gestión, unida a un ajuste de las rentas ligeramente por debajo del mercado y un trámite rápido y eficaz de los siniestros, son la clave del éxito de Alquiler Seguro, que estima en la documentación que remite a los potenciales inversores que se pueden obtener rentabilidades brutas de hasta el 7%.

A la pregunta de cuál es el piso tipo que prevén adquirir, muchos de ellos a sus arrendadores, Rossi y Carroza coinciden en que serán inmuebles situados en barrios populosos de las grandes ciudades, donde se concentra la mayor parte de la demanda de alquileres y que tengan altos grados de ocupación. “Estamos pensando en viviendas que se pueden adquirir por un precio que ronda entre los 80.000 y 100.000 euros y luego se alquilan sin largas esperas por 500-600 euros al mes”, aseguran.