Atentado terrorista

Al menos 38 muertos en el aeropuerto de Estambul

Al menos 38 personas han muerto en un atentado contra el aeropuerto de Atatürk, el mayor de Estambul, y unas 150 personas han resultado heridas.

El gobernador de la ciudad, Vasip Sahin, aseguró a la prensa que la cifra de fallecidos puede aumentar en las próximas horas y que el ataque ha sido perpetrado por tres terroristas suicidas.

Según las informaciones de la televisión pública TRT, tres kamikazes perpetraron el ataque sobre las 21.30 horas (19.30 GMT), en la entrada a la terminal de salidas del aeropuerto.

La televisión pública turca TRT aseguró que hubo tres detonaciones.

Varios testigos explicaron que una de las explosiones y un primer tiroteo sucedió justo en la entrada a la terminal de salidas internacionales, donde se encuentra un primer control de seguridad para los viajeros.

Medio centenar de ambulancias se desplazaron al lugar y según los medios turcos los taxistas también ayudaron a trasladar a los heridos a los hospitales.

Aún no hay información oficial sobre la nacionalidad de las víctimas, aunque según TRT la mayoría serían turcas.

El Ministerio del Interior ha organizado un centro de crisis para seguir la situación, se han cancelado todos los vuelos y se ha cerrado el aeropuerto hasta las 08.00 (06.00 GMT) del miércoles.

Las autoridades han impuesto un embargo a los medios sobre imágenes relacionadas con el atentado.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, siguen de cerca la situación.

“Estábamos en el control de pasaportes. Oímos un tiroteo. Eran cuatro personas y empezaron a disparar contra la gente. Entonces se hicieron detonar”, relató a CNNTürk una mujer que estuvo en el lugar del ataque.

Otra testigo dijo: “Escuché primero disparos y entonces una explosión. De nuevo disparos y gente corriendo por todos lados”.

Abdulkadir Selvi, un periodista de Hurriyet conocido por sus buenas fuentes en el Gobierno, aseguró que unos viajeros pusieron sobre aviso a la policía sobre una persona sospechosa vestida con un abrigo.

La policía empezó a seguir a esa persona, que se unió a otros dos sospechosos, que al darse cuenta de la presencia de la policía empezaron a disparar con armas automáticas, según este relato.

Uno de los suicidas se hizo explotar a la entrada de una de las terminales, donde había un control de seguridad y donde se registraron la mayoría de las víctimas.

Otro de los terroristas corrió al interior de la terminal y fue abatido por los agentes, mientras que otro se detonó. Según el periodista de Hürriyet, un cuarto terrorista habría sido capturado, extremo sobre el que no hay confirmación oficial.

El aeropuerto Atatürk es el mayor de Turquía y uno de los más transitados del mundo: el año pasado 61 millones de pasajeros utilizaron sus instalaciones.

Turquía se encuentra en estado de alerta por amenaza terrorista y Estambul ya ha sido escenario este año de dos atentados suicidas atribuidos al grupo yihadista Dáesh (Estado Islámico) en lugares turísticos y que causaron una quincena de muertos.

En Ankara dos atentados con coche bomba reivindicados por el grupo armado “Halcones por la Libertad de Kurdistán” (TAK, en sus siglas en kurdo), cercano al ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), dejaron más de 60 muertos.

El TAK se responsabilizó del último gran atentado en Estambul, el pasado día 6 de junio, cometido contra un autobús policial y que causó 11 muertos.

Todos los medios apuntan hoy que tanto Dáesh como el PKK son las dos organizaciones que podrían estar detrás de este atentado.