Discurso ante el Bundestag

Merkel avisa a Londres: el mercado único exige libre circulación

La canciller alemana, Angela Merkel, tras su discurso ante el Bundestag.
La canciller alemana, Angela Merkel, tras su discurso ante el Bundestag. Getty Images

La canciller alemana, Angela Merkel afirmó hoy que el Reino Unido no podrá mantener el acceso al mercado único de la Unión Europea (UE) si niega la libre circulación de ciudadanos comunitarios a su territorio.

Merkel realizó esta afirmación en una declaración de gobierno ante el Bundestag (cámara baja) en la que fijó su postura de cara a la cumbre de líderes que comienza hoy en Bruselas, centrada en las consecuencias en el brexit.

“Acceso al libre acceso al mercado común logra aquel que acepta las cuatro libertades fundamentales europeas: la de las personas, los bienes, los servicios y el capital”, aseguró la canciller.

La jefa del Gobierno alemán subrayó que el Reino Unido no podrá mantener los actuales “privilegios” como miembro de la UE si no asume, a su vez, las correspondientes obligaciones.

“Debe haber y habrá una diferencia palpable entre ser y no ser parte de la familia europea. Quien se quiere ir de esta familia no puede esperar que las obligaciones desaparezcan y que se mantengan los privilegios”, afirmó.

La canciller puso como ejemplo a Noruega, un país que no pertenece a la UE pero que, para tener derecho de acceso al mercado único, cumple una serie de requisitos y obligaciones.

Sobre los plazos para el “brexit”, Merkel insistió en que, como está estipulado, está en manos del Reino Unido decidir cuándo informa al resto de socios de su voluntad de abandonar la UE, para iniciar el proceso de salida.

No obstante, aconsejó a sus “amigos británicos que no se dejen engañar” porque antes de esa comunicación no habrá ni negociaciones ni conversaciones, “ni formales ni informales”.

Los 27 han tomado nota de que el primer ministro británico, David Cameron, quiere dejar el proceso en manos de su sucesor o sucesora, apuntó la canciller, pero Londres debe saber también que no habrá “conversaciones previas” antes de que comunique al Consejo su decisión.

Cuando el Reino Unido informe al Consejo, comenzará el plazo fijado de dos años para las negociaciones, un plazo durante el cual Londres sigue siendo miembro de la UE con todos sus “deberes y derechos”, subrayó la canciller.