Conducción

Deja de dar vueltas, Apparcar te ayuda con el aparcamiento

Deja de dar vueltas, Apparcar te ayuda con el aparcamiento

Uno de los grandes problemas de los conductores es el temido momento de buscar una plaza libre donde aparcar. A pesar del reciente auge de la economía colaborativa y del uso de opciones alternativas, como la bici, para reducir la contaminación; es cierto que todavía existe un porcentaje muy alto de personas que utilizan el coche. Si atendemos a los datos, España superó en 2015 el millón de unidades matriculadas y fabricó más de dos millones de coches.

En este panorama, resulta lógico para los conductores hacerse la misma pregunta todos los días ¿y ahora, dónde aparco? Para dar respuesta a esta cuestión nació Apparcar, una empresa española que ha sido vendida a una empresa inglesa, Imperial Civil Enforcement Services, gracias al programa de aceleración de startups de Wayra. Aunque la empresa ha estado realizando pruebas en varias ciudades durante los últimos tres años, gracias al apoyo de esta iniciativa han logrado dar el salto a Reino Unido e introducirse en el mercado inglés.

¿Cómo funciona? La operación es muy sencilla, ya que basta con que el usuario se descargue la aplicación en el móvil y con un simple clic podrá encontrar una plaza libre de aparcamiento en la calle. Además, para aquellos conductores que tengan prisa, existe el servicio de reservar la plaza y la app les guiará directamente hasta su destino. Otra ventaja está en el precio, y es que la app es totalmente gratuita, aunque las ciudades pueden decidir incluir una tarifa por ocupar el espacio.

La característica principal de Apparcar es que no trabaja con sensores ni con ningún hardware, ya que su servicio se basa en crear un nuevo tipo de plazas especiales que están numeradas y señalizadas. Estamos ante un nuevo método para gestionar el aparcamiento y el tráfico de las ciudades y por tanto, aportar mejores servicios a los ciudadanos. El objetivo de Apparcar es reducir el 30% de tráfico generado por conductores que dan vueltas y más vueltas con el único fin que buscar un hueco donde aparcar.