Breakingviews

LSE-Deutsche Börse pende de un hilo

Las acciones en Reino Unido podrían hundirse si los británicos votan a favor de una salida de la Unión Europea. El acuerdo entre las Bolsas de Londres y Frankfurt podría peligrar por ello.

Un hombre con un paraguas con la bandera de Reino Unido pasa frente a la Bolsa de Londres.
Un hombre con un paraguas con la bandera de Reino Unido pasa frente a la Bolsa de Londres.

La fusión de más de 20.000 millones de libras (casi 26.000 millones de euros) entre la Bolsa británica London Stock Exchange (LSE) y la alemana Deutsche Börse se asoma a un precipicio. Los británicos deciden hoy si quieren permanecer en la Unión Europea. Para los escépticos accionistas de Deutsche Börse, un resultado a favor de la salida podría ser la gota que colmara el vaso.

Algunos accionistas de Deutsche Börse ya están enfadados. El 7 de junio el comité de empresa de la firma puso en duda la idea de que la fusión LSE-Deutsche fuera entre iguales, asegurando que las decisiones importantes se tomarían en Londres. Si LSE de repente valiera menos se podrían avivar esas llamas.

El ‘brexit’, podría agravar la diferencia entre lo que se ofrece a la Bolsa de Londres y lo que el mercado dice que vale

Según los términos del acuerdo anunciado el 23 de febrero, los accionistas de LSE obtienen un 45,6% de la compañía combinada –más o menos equivalente a lo que deberían haber conseguido atendiendo a la media de precios de las acciones de las dos compañías en tres meses–.

A causa del brexit, se podría agravar la disparidad entre lo que se le está ofreciendo a LSE y lo que el mercado dice que vale. En este momento, el valor de mercado de LSE implica que solo debería recibir el 44% de la firma. Imaginemos que una salida de Reino Unido implica que sus acciones caen aproximadamente un 10%, hasta alrededor de 24 libras, y la libra se deprecia un 10% frente al euro. La parte de LSE en las dos empresas caería ligeramente por debajo del 40%.

Un precio oscilante de la acción no acaba automáticamente con el acuerdo. Las dos compañías insisten en que los motivos estratégicos no dependen de que Reino Unido forme parte de la UE. Cualquier caída en el precio de la acción de LSE pueden ser temporal. Además, las acciones de Deutsche Börse podrían caer también.

Pero para que la fusión de LSE y Deutsche tenga éxito tras el brexit, tendrá que sobrevivir a la renegociación de Reino Unido con sus principales reguladores, así como a sus rivalidades nacionales. Si los valores financieros se mueven en contra de un acuerdo, las tensiones pueden llegar a ser demasiado grandes.