Infraestructuras

La CNMC exige a Aena cinco años de rebajas tarifarias

Rechaza la propuesta de congelación de precios del gestor aeroportuario

Pide un recorte del 2% anual, en línea con las exigencias de las aerolíneas, hasta 2021

Torre de control del aeropuerto madrileño de Barajas.
Torre de control del aeropuerto madrileño de Barajas.

Nuevo revés de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a Aena y, por extensión, al Ministerio de Fomento. El órgano que preside José María Marín ha anunciado la aprobación de la propuesta de informe sobre el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), en el que considera las tarifas de Aena deben bajar aún un 2,02% anual entre 2017 y 2021. El operador aeroportuario presentaba como propuesta para el quinquenio la congelación de los precios que pagan las aerolíneas, posición que ha sido rechazada por la Comisión.

El informe desvelado esta tarde es uno de los pasos previos a la elaboración del documento definitivo que la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) prevé elevar en septiembre al Consejo de Ministros. La CNMC actúa en este caso en el ámbito de sus funciones reguladoras del sector aeroportuario y defiende que su indicación fomentaría “en mayor medida la competitividad de los aeropuertos españoles y se garantiza, a la vez, la sostenibilidad económica de la red aeroportuaria en el periodo del primer Dora”

Aena había mantenido consultas previas con las aerolíneas, que defienden en bloque la rebaja tarifaria, y aún debe expresar su opinión sobre las futuras tarifas de la firma pública cotizada la Dirección General de Política Económica. La CNMC ha expresado una clara queja al añadir que su informe debería ser vinculante y no solo preceptivo “en coherencia con la legislación y las recomendaciones de la Directiva europea de tasas aeroportuarias”, cita en un comunicado.

Para llegar a la petición de una rebaja tarifaria, tras la efectuada en 2016 por indicación también de la CNMC, se han tenido en cuenta las crecientes previsiones de tráfico, los estándares de calidad, las inversiones (actualmente limitadas a 450 millones al año) y la estimación de los costes operativos y de capital en que previsiblemente incurrirá Aena por la prestación de los servicios aeroportuarios.

El regulador habla, por último, de discrepancias en los parámetros aportados por Aena en su propuesta, denunciando que no se han dado previsiones correctas de tráfico o que no se han recogido correctamente los nuevos criterios de reparto de costes entre actividades comerciales y aeroportuarias:

 

  • Compensación de déficit pasados. La CNMC ha constatado que Aena verá compensado en 2016 el único déficit real producido (correspondiente a 2013), por lo que al inicio del DORA no existirían déficits pendientes de compensar. Por tanto, este factor no debe ser tenido en cuenta a la hora de determinar las tarifas.

 

  • Criterios de reparto de costes. La propuesta de Aena no ha incorporado los criterios de reparto de costes entre actividades comerciales y aeroportuarias indicados en la Resolución de 23 de abril de 2015 de la CNMC, por lo que la Dirección General de Aviación Civil debe reducir los costes reconocidos en el DORA en 335 millones de euros.

 

  • Previsiones de tráfico. La CNMC considera que las previsiones de Aena de evolución de tráfico no se corresponden con el escenario previsible y que el incremento será superior a lo estimado por Aena, por lo que recomienda modificar las previsiones contenidas en el DORA. Esta modificación incrementa las previsiones de ingresos privados, que afectan a la determinación de las tarifas hasta 2017 (mecanismo dual till). Las previsiones de la CNMC se basan en un análisis conservador del ingreso por pasajero y de los incrementos de tráfico previstos.

 

  • Metodología de cálculo del coste de capital. Finalmente, la CNMC discrepa de la metodología de coste de capital propuesta por el gestor aeroportuario y propone una alternativa más acorde con los estándares internacionales en este sector y en otros sectores regulados, según la cual se determina un coste medio de capital antes de impuestos de 6,3% en lugar del 8,4% de Aena.