Datos del Ministerio de Economía

La inversión extranjera sube un 15% pese a la falta de Gobierno

El secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz.
El secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz.

Ni la repetición de las elecciones ni la ausencia de un Gobierno con capacidades ejecutivas han restado atractivo a España. La inversión productiva extranjera (aquella que genera empleo y actividad y no está ligada con el sector financiero) se elevó a 2.966 millones de euros, un 14,7% más respecto al mismo período de 2015.

Los datos pertenecen al registro de inversiones extranjeras que gestiona la Secretaría de Estado de Comercio y fueron actualizados esta mañana. Estas cifras, sin embargo, están condicionadas a la estacionalidad de las inversiones tanto productivas como financieras. Las operaciones no están sujetas a un calendario concreto y se pueden concentrar en un trimestre o en una parte concreta del año.

La llegada de fondos sube un 42,3%  en Madrid y retrocede un 34,6% en  Cataluña

Por lo tanto, la fotografía que revelan los datos del primer trimestre muestran una subida que echa por tierra el supuesto temor de los inversores extranjeros a la falta de Gobierno y de reformas. No obstante, esas cifras pueden verse revisadas a la baja o al alza si en los trimestres posteriores cristalizan algunas de las operaciones de inversión o alguna desinversión que se está negociando en la actualidad. Eso sucedió, por ejemplo, en el primer trimestre de 2008, en el que se concentraron varias operaciones que llevaron a que la inversión productiva tocara máximos históricos en esos tres meses, superando los 16.000 millones de euros. En los ochos años posteriores, solo en un ejercicio se superaron los 10.000 millones y en el resto, la entrada de capital foráneo no pasó de 5.000 millones.

En cualquier caso, la estadística refleja que Madrid sigue siendo el principal foco de atracción de inversión extranjera por dos razones. La primera es su baja presión fiscal, con tipos bajos en sucesiones y donaciones o la exención en el impuesto de patrimonio. También juega un papel fundamental el hecho de ser la autonomía en la que se concentra personal y delegaciones de la Administración General del Estado y la gran mayoría de multinacionales españolas y extranjeras con presencia en España. Entre enero y marzo de 2016, Madrid recibió 2.097 millones de euros en inversiones, lo que representa un incremento del 42,3% respecto al mismo trimestre del pasado ejercicio. En la serie histórica desde que se inició la crisis en 2008, esta cifra es la más elevada desde 2012. Si se analiza en términos porcentuales, el dato es ilustrativo: el 70,7% de las inversiones en España tuvieron como destino la comunidad presidida por Cristina Cifuentes. Este porcentaje también es el más elevado desde 2012.

Madrid es la autonomía con la presión fiscal más baja, ya que no grava Patrimonio y tiene tipos bajos en Sucesiones y Donaciones

Una tendencia al alza que contrasta con lo sucedido en Cataluña en los tres primeros meses del año. La comunidad presidida por Carles Puigdemont ha estado en el ojo del huracán de los inversores desde que prendió en el debate público la desconexión de España. Y en paralelo, las cifras de déficit y deuda no han dejado de empeorar. Cataluña debía en el primer trimestre 72.278 millones de euros, lo que supone un tercio del total del pasivo de las autonomías y un tercio de su PIB. La mitad de ese dinero se lo debe a la Administración General del Estado, que ha inyectado más de 50.000 millones de euros desde 2012 a través del dinero consignado en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y de los sucesivos planes de pago a proveeedores. El déficit público tampoco ha ido mucho mejor. En 2015 cerró en el 2,7% del PIB frente al 0,7% exigido por Hacienda. Fue la comunidad que más se excedió y pese a una senda de consolidación fiscal más laxa para este año

Fue en las elecciones celebradas el pasado septiembre de 2015 en las que la coalición de Junts Pel Sí, conformada por CiU y ERC y partidaria de una consulta por la independencia, logró in extremis el apoyo de los anticapitalistas de la CUP para sacar adelante un Ejecutivo que se ha roto por la mitad en los seis primeros meses ante la falta de acuerdo sobre la velocidad que debe llevar el proceso de independencia. Todo ello puede haber tenido efecto en los flujos recibidos por Cataluña, que han caído un 34,6% hasta los 453 millones de euros. Esta cifra supone un 15,2% del total de la inversión recibida frente al 26,8% del mismo trimestre de 2015.

Unas cifras que deben ser contextualizadas por las mismas razones de estacionalidad. Si atendemos a los datos del primer trimestre de 2015, Cataluña recibió 693 millones de euros en inversión extranjera, lo que supone el dato más elevado de todo ese período para ese período. Algo que suena contradictorio ya que en esos meses ya estaba puesto en marcha el proceso de desconexión y los informes de las agencias de calificación de riesgo alertaban de la fuga de inversiones.

El 55% de los fondos no afecta al empleo ni al PIB

La inversión bruta recibida en España entre enero y marzo ascendió a 6.865 millones de euros, de los que 3.899 se dirigió a entidades de tenencia de valores (ETVE) y 2.966 a inversión productiva (aquella que genera empleo y actividad). ¿Qué se esconde tras el acrónimo ETVE? Son sociedades instrumentales que gozan de un régimen fiscal ventajoso y que se crearon en España a partir de 1996 con el objetivo de rebajar la factura fiscal de las grandes empresas.

De esta manera, el 55% de los fondos recibidos en el primer trimestre corresponden a inversiones ligadas a esas sociedades. Entre enero y marzo, la inversión ETVE creció con mucha más fuerza que la ligada a la creación de empleo y actividad. Mientras que la segunda se incrementó un 14,7% más en tasa anual, la primera se disparó un 3.242% al pasar de 108 a 3.899 millones.