Editorial

Nuevo escenario de métodos de pago en la banca

El acuerdo para la integración de Servired, 4B y Euro 6000 supondrá crear una de las mayores sociedades de medios de pago de Europa, con 65.000 cajeros y 70 millones de tarjetas de débito y crédito. El proyecto se basa en crear una sociedad común que permita un ahorro de costes doblemente significativo en el actual escenario de márgenes en mínimos, pero además debe servir para simplificar la operativa al pasar de tres plataformas a una. El fin de esta peculiaridad española, destacada en diversas ocasiones por Bruselas, el BCE o el propio Banco de España, frente al sistema único que opera en gran parte de Europa, ha de llevar a una simplificación de decisiones, una flexibilidad de gestión y, en fin, a un ahorro de costes en los procesos, que en buen lógica tiene que ayudar a la mejora del negocio y del servicio al cliente. La integración de los tres sistemas tiene hoy más sentido que hace ocho años, cuando 4B y Servired hicieron un primer intento, que fue rechazado por Competencia. La nueva política de comisiones por sacar dinero en cajeros ajenos, que además están reguladas, y los múltiples métodos de pago que están llegando al mercado –entre ellos, Bizum, la plataforma de pago con móvil de pequeñas transferencias de la propia banca– deben garantizar esa concurrencia. Y así lo debe constatar la CNMC.