¿Vivir para trabajar?

  • Elecciones
    1
  • Elecciones
    2Adiós a los horarios fijos 

    El próximo curso, Cantabria cambiará el calendario escolar de sus colegios: reducirá las vacaciones de verano e implantará periodos de descanso aproximadamente cada dos meses. Esta medida es una de las que contemplan desde la Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios. “Es necesario acortar el periodo de las vacaciones de verano y distribuirlo de otra forma a lo largo del año, como ya hacen los países europeos, lo que permitiría una mejor organización entre la empresa y la familia”, explica su presidente, José Luis Casero. Pero sobre todo, hay que “romper las reglas encajonadas” de horarios, y flexibilizar para “acomodar la situación de la compañía con tu vida personal”. Entre sus propuestas está también la creación de un “banco de horas” -recogida por Ciudadanos en su programa electoral-: el trabajador puede reducir sus horarios puntualmente y recuperar las horas con jornadas más extensas.

  • Elecciones
    3Jornadas más compactas 

    Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los españoles trabajaron en 2014 una media de 1.689 horas, frente a las 1.473 de Francia o 1.371 de Alemania, consecuencia de jornadas que comienzan entre las ocho y las nueve de la mañana, con dos horas para comer, y terminan a las ocho de la tarde. Nuria Chinchilla, profesora de IESE Business School y directora del Centro Internacional Trabajo y Familia, considera que se debería establecer una jornada que comenzase a las nueve y terminase a las cinco, con una hora como máximo para comer. La racionalización de los horarios ha sido una de las medidas, también propuesta por la Comisión, que más éxito ha tenido entre las formaciones políticas: PP, PSOE y Ciudadanos lo incluyen en sus programas electorales. En este sentido, Rajoy y Rivera también abogan por adelantar el prime time televisivo o el huso horario.

  • Elecciones
    4Flexibilizar horario y espacio 

    A diferencia de lo que ocurre en los páises nórdicos, el 73% de los trabajadores españoles tiene una jornada totalmente definida por la empresa. Sin embargo, desde el IESE aseguran que aquellas empresas que permiten a sus empleados conciliar vida laboral y familiar, cuentan con trabajadores un 19% más productivos y el absentismo laboral se reduce un 30%.

    Otra alternativa para conciliar vida y empleo es el teletrabajo. Según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), solo el 27% de las compañías apuesta por esta modalidad, frente a la media europea, el 35%. No obstante, el teletrabajo puede llevar a incrementar otro problema que sufren muchos empleados: la disponibilidad a tiempo completo. La reciente reforma laboral propuesta en Francia establece que las empresas con 50 o más empleados no podrán enviar correos electrónicos a sus trabajadores fuera del horario de oficina.

  • Elecciones
    5¿Y las empresas? 

    La duda es cómo reaccionarán las empresas si tras el 26J el partido o la coalición ganadora pone en marcha las medidas citadas. Los expertos aseguran que la respuesta será favorable, pues algunas compañías ya están aplicando políticas de este tipo con buenos resultados. La clave está en que tanto trabajador como empresario asuman la “responsabilidad” que les corresponde, afirman desde la Comisión. También será fundamental que los propios directivos “den ejemplo”: “si toman el permiso de maternidad o paternidad, van a recoger a su hijo al colegio y no convocan reuniones después de las seis de la tarde, envían una señal a la plantilla de que usar la flexibilidad no tendrá repercusiones negativas”, explica Margarita Mayo, profesora de Liderazgo de IE Business School.

  • Elecciones
    6Mujeres vs. hombres 

    Al hablar de conciliación laboral siempre se piensa en los problemas que tienen las mujeres para compatibilizar sus vidas personales y profesionales y es que éstas siguen dedicando más tiempo a las tareas del hogar y al cuidado de los hijos. A esto hay que sumar las brechas existentes en las empresas, pues desde el IESE aseguran que “en los puestos directivos, las diferencias salariales rondan entre el 20% y el 30%”, las dificultades de promoción o el propio “techo” que se autoimponen las mujeres.

    En este sentido, los partidos abogan por equiparar los permisos de paternidad y maternidad -Ciudadanos y Unidos Podemos propone hacerlos intransferibles-. La formación de Iglesias propone crear una Comisión Estatal de seguimiento de los planes de igualdad y el PSOE aprobar una ley de igualdad salarial y profesional.