Inversión

La prima de riesgo española se dispara por el temor al ‘Brexit’

El inversor usa de nuevo el bon alemán como activo refugio

Peatones caminan junto a un cartel de la campaña del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) a favor del Brexit en Londres (Reino Unido).
Peatones caminan junto a un cartel de la campaña del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) a favor del Brexit en Londres (Reino Unido).

El precio al que España se financia vuelve a encarecerse. El temor a que los británicos decidan el próximo jueves desconectarse de la Unión Europea está provocando que los inversores busquen activos seguros, como el bono alemán y abandonen parcialmente la deuda soberana periférica. La prima de riesgo española –que mide el diferencial de tipo de interés entre el bono español a 10 años y el alemán– rebasó ayer por primera vez en un año los 160 puntos básicos, demostrando que las consecuencias de un posible brexit empiezan a tener una onda expansiva de largo alcance.

Las consecuencias que tendrían un voto favorable a la salida del proyecto comunitario son una incógnita. Los expertos coinciden en que la libra esterlina se podría depreciar a corto plazo frente al dólar o al yen. La mayoría considera que la economía de Reino Unido se podría ver resentida. Y casi todos están de acuerdo en que el resto de países de la Unión se vería afectado en alguna media. La única gran certeza es que si el brexit se impone se abrirá un largo periodo de incertidumbre y volatilidad en los mercados.

Las elecciones del 26J también cuentan

Los máximos responsables de renta fija de Natixis han dado órdenes a sus empleados para que retrasen en la medida de lo posible las vacaciones. Dos fechas hay marcadas en rojo en su calendario:el 23 de junio, cuando los británicos están llamados a votar en referéndum sobre la permanencia de su país en la Unión Europea. Pero también el 26 de junio, cuando tendrán lugar unas nuevas elecciones generales en España.

“La mejor opción para los mercados es que salga adelante una gran coalición. No importa de qué partidos. Pero la clave es que el Parlamento pueda elegir un nuevo Gobierno. Bélgica estuvo dos años sin Ejecutivo y las consecuencias fueron negativas”, apunta Philippe Berthelot, responsable de crédito de Natixis AM.

Este especialista considera que es muy importante que no tengan que celebrarse nuevas elecciones. Sobre el ascenso de Podemos –coaligado para las elecciones con Izquierda Unida–, Berthelot recuerda que el ascenso de formaciones populistas es un problema que están viviendo casi todos los países europeos “ya se traten de partidos de derechas, como el Frente Nacional de Francia, o de izquierdas”.

El equipo de renta fija de Natixis sigue de cerca la situación política del país, y considera que puede haber buenas oportunidades de inversión en la deuda corporativa de algunas compañías, cuyos bonos serán comprados por el BCE.

Olivier de Larouzière es el máximo responsable de tipos de interés del grupo Natixis, que gestiona activos por un importe de 252.000 millones de euros. A su juicio, este tipo de reajustes en las primas de riesgo entre países core y países periféricos entran dentro de lo habitual, y pueden ser una excelente oportunidad para los expertos en renta fija para conseguir arañar algunas décimas de rentabilidad para sus clientes.

“Hay que tener en cuenta que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) es muy decidida, y que sigue siendo un comprador de último refugio, lo que hará que el aumento de las primas de riesgo sea limitado”, apunta durante un encuentro de prensa en Madrid.

El equipo de renta fija de Natixis reconoce que ante la inminencia de la votación (tendrá lugar el 23 de junio, y los resultados se conocerán el 24) han ido rotando moderadamente las carteras desde los bonos periféricos hacia los alemanes, para cubrir posibles riesgos.
Presión para el Tesoro

La tensión que está viviendo el mercado secundario de bonos soberanos también se está trasladando a las nuevas emisiones. En la subasta de bonos a medio y largo plazo de ayer el Tesoro colocó 5.007 millones de euros en bonos y obligaciones, pero pagando un interés considerablemente superior al de emisiones anteriores de las mismas características. Donde más se ha notado esto ha sido en el plazo más corto, en la referencia con vencimiento 2019, para la que la rentabilidad ha subido del 0,012% que pagó en mayo al 0,137%.

En el caso de los bonos a cinco años, para colocar 1.441 millones de euros, el Tesoro tuvo que pagar a los inversores un 20% más que el pasado 2 de junio: un 0,591% frente al 0,492% de entonces. Con las obligaciones a diez años, el Tesoro ha captado 1.455 millones a un tipo de interés del 1,591% frente al 1,498% anterior.


Protección de carteras

“No debemos entrar en pánico, pero es cierto que a corto plazo vamos a tener volatilidad e incertidumbre pues nos adentramos en un terreno desconocido. Aunque pensamos que finalmente no habrá ‘brexit’, sí recomendamos protegerse a corto plazo”, apuntó ayer Sébastien Senegas, director de Edmond de Rothschild AM en España, durante unas jornadas organizadas por Aseafi.

Para Ignacio de la Torre, socio y economista jefe de Arcano Torre, el brexit supondría un impacto de un punto de PIB para el conjunto de Europa en tres años y “algo menos” para España. En todo caso, el experto señaló que las consecuencias siempre son menos drásticas de lo que parece a priori y que “con incertidumbre y angustia no es una forma lógica de gestionar activos”.


Deuda corporativa

Una buena opción de inversión ante la volatilidad que se presenta en Reino Unido es la deuda corporativa. Philippe Berthelot, responsable de crédito de Natixis AM, recuerda que el BCE ya ha empezado a comprar bonos emitidos por grandes empresas europeas, lo que hará que mejoren las valoraciones de este tipo de activos durante los próximos meses.