Crónica de los mercados
Una mujer pasa por delante de un panel de cotizaciones en Hong Kong.
Una mujer pasa por delante de un panel de cotizaciones en Hong Kong. REUTERS

La banca y el 'brexit' arrastran al Ibex a terreno negativo

Con la resaca Fedl sobrevolando los mercados, Reino Unido y la celebración del reférendum vuelven a primera línea de fuego. Los principales índices del Viejo Continente retomaron la senda bajista, arrastrados por el comportamiento del sistema financiero. El Ibex 35 concluyó con un descenso del 0,62%.

Ya lo decían los analistas el miércoles.Los ascensos experimentados por las Bolsas europeas no respondían a razones fudamentales sino que se debía cuestiones meramente técnicas.Y un día después de la alegría fugaz, los temores volvieron a amplificarse llevando a los inversores a decantarse por las ventas. Con la resaca de la reunión de la Reserva Federal sobrevolando los mercados, Reino Unido y la celebración del reférendum sobre su continuidad en la Unión Europea vuelven a primera línea de fuego. En medio de este escenario, los principales índices del Viejo Continente retomaron la senda bajista, arrastrados por el comportamiento del sistema financiero. El Ibex 35 concluyó con un descenso del 0,62%, hasta los 8.199,9 puntos. Pero el selectivo español no estuvo solo. El Dax alemán cedió un 0,59%, el Cac francés bajó un 0,45%, el Euro Stoxx; un 0,39% y el Footsie británico, un 0,27%. El Mib italiano, que desde comienzos de año ha estado penalizado por las dudas sobre la banca, se convirtió ayer en el farolillo rojo al ceder un 0,98%.

La calma parece que está lejos de volver, al menos en el corto plazo. Aunque no se han conocido nuevas encuestas sobre la consulta británica, los inversores no olvidan que los últimos sondeos decantaban la balanza a favor los partidarios de la escisión. No obstante, tal y como apuntan desde Link Secuties, “en los mercados empieza a haber una sensación de que estas encuestas pueden no reflejar correctamente del todo el sentimiento de la ciudadanía británica”.En una entrevista concedida por Ralf Nachtigall a CincoDías, el responsable de KPMG de renta variable para la región de EMEA, afirmaba que los indecisos podrían rondar el 10% y 15% y que esta cifra se mantendría hasta el próximo 23J.

IBEX 35 9.581,90 0,34%

Aunque todavía queda una semana para conocer si tiene lugar el temido brexit, los principales bancos centrales de Europa, el BCE y el Banco de Inglaterra (BoE), preparan planes de contingencia con el objetivo de amortiguar los efectos negativos. Esta semana se conoció que Mario Draghi, en colaboración con el Banco de Inglaterra, podría activar una ronda de liquidez ilimitada para el intercambio de libras y euros a un tipo de cambio preestablecido. Además, ayer en al reunión del comité de política monetaria del BoE, sus miembros decidieron por unanimidad mantener sin cambios los tipos de interés en el 0,5% junto a su plan de compra de activos de 375.000 millones de libras (473.232 millones de euros). En un comunicado publicado al término de la cita, el organismo señaló que “el devenir del referéndum continúa siendo el mayor riesgo inmediato que amenaza a los mercados financieros británicos y, posiblemente, también a los internacionales”. Asimismo, aseguraba que tomará las medidas que sean necesarias, una vez que conozcan los resultados de la votación, con el objetivo de mantener la inflación en el 2%.

Pero las declaraciones de mayor calado llegaron desde Alemania. La canciller Angela Merkel advirtió de las consecuencias que traería la exclusión de Reino Unido de la UE. La dirigente germana se mostró tajante al señalar que el triunfo del brexit cambiaría por completo las relaciones con los británicos. La salida de Reino Unido supondría que “todo lo relacionado con el mercado común” ya “no estaría a disposición de los británicos”, subrayó. Estas declaraciones se conocieron el mismo día en el que el instituto Ifo de Alemania señaló al brexit como la principal amenaza para la economía del país. De acuerdo a lo indicado, la separación de Reino Unido del bloque comunitario podría generar, en el peor de los casos, un crecimiento un 3% inferior a largo plazo en Alemania.

Ante este panorama que se dibuja en el horizonte más inmediato, los inversores huyen de los activos de riesgo y se cobijan en los valores refugio. El bono alemán a 10 años es el ejemplo más claro: es el activo de deuda más negociado de Europa, y una de las referencias a nivel mundial sobre tipos de interés. Y tras entrar en negativo el martes, día a día revalida sus mínimos históricos. Su rentabilidad cayó al -0,021%. Esto implica que quien compre a día de hoy deuda alemana por 1.000 euros, dentro de 10 años habrá cobrado, entre cupones e intereses, unos 999 euros. Mientras, la deuda española con vencimiento en 2026 repunta hasta 1,59%, desde el 1,56% previo, y la prima de riesgo española se anota cuatro puntos básicos, hasta los 161 puntos.

Dejando de lado los temores de la consulta, las otras referencias del día pasaron por la inflación en la eurozona, que en mayo se situó en el -0,1%, y en EE UU, que subió un 0,2% en el mismo periodo, con lo que la inflación acumulada en los últimos doce meses quedó en el 1%. Al otro lado del Atlántico también se conocieron los datos de paro semanal en EE UU, que aumentaron en 277.000 peticiones, 7.000 más que las previstas. El día después de conocer la decisión de la Fed, los inversores optaron por las ventas en lo primeros compases, pero al cierre Wall Street se dio la vuelta. El Dow Jones sumó un 0,5% y el S&P 500 avanzó un 0,3%.

En el mercado de materias primas, el brent continúa la tendencia bajista y tras ceder ayer un 3,66% suma seis sesiones consecutivas de pérdidas en las que se deja un 9,4%, cae por debajo de los 48 dólares. La cara opuesta la representa e oro que ayer subió hasta los 1.308 dólares la onza, máximos de agosto de 2014.

Por su parte, el euro perdió terreno frente al dólar y al cierre de las Bolsas, se cambiaba a 1,118 dólares.

Fe de errores

ue