Junta de accionistas

Sacyr demanda 25.000 millones de inversión anual al próximo Gobierno

Manuel Manrique, durante la Junta de Accionistas de Sacyr.
Manuel Manrique, durante la Junta de Accionistas de Sacyr.

El presidente de Sacyr, Manuel Manrique, ha cargado esta mañana contra los ajustes en la obra pública en España y la incertidumbre generada por la falta de Gobierno. "En nueve años la inversión pública ha caído un 80% en España y no se aprecia un punto de inflexión, lo que nos ha obligado a tomar alguna medida drástica", ha señalado en su discurso ante la junta de accionistas refiriéndose a los ajustes de empleo.

Manrique reclama un nivel estable de inversión en infraestructuras de un mínimo de 25.000 millones anuales y un marco estable para la colaboración público-privada (PPP). "Sacyr ofre su apoyo al próximo Gobierno", ha remarcado el primer ejecutivo del grupo de construcción.

Vuelta al Ibex por Navidad

El presidente Manrique ha señalado ante los accionistas de Sacyr que la direccióntra baja ya en la vuelta de la empresa al Ibex, del que sale por el bajo ratio de capitalización.

"Teníamos un 0,21 frente al 0,30 que nos exigen", ha señalado. La decisión del comité asesor técnico del Ibex se produjo en febrero, pero Manrique ha asegurado que no debía ejecutarse hasta Navidad: "Quizás ha pesado la alta ponderación del sector de la construcción en el índice", ha especulado. Junto a Sacyr, abandona el Selectivo OHL.

El deseo del presidente de la constructora es volver a la primera división de la Bolsa española este mismo año, aunque reconoce que será complicado: "Regresar al Ibex las próximas Navidades sería un éxito rotundo".

La empresa cumple en noviembre 30 años con el reto de seguir creciendo especialmente en el exterior. El reto a corto plazo es incrementar las ventas fuera de España del 54% del pasado ejercicio al 75%. Manrique también se ha referido al objetivo de mejorar los ratios de retribución al accionista, así como la rebaja de deuda.

Respecto a la participación del 8,5% en Repsol, desde Sacyr se sigue hablando de paquete "estable y confortable", especialmente tras la rebaja de 600 millones en la deuda adosada a la participación con fondos procedentes de la venta de la patrimonialista Testa. "Hemos vendido una joya y ahora tenemos otra, Sacyr Concesiones", ha apuntado Manrique.

Durante su intervención también ha habido espacio para recordar la conclusión del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, "símbolo de esta compañía". Manrique ha insistido en que Sacyr llegará "a un balance equilibrado por la obra del Canal" en los arbitrajes o extrajudicialmente. La empresa reclama más de 3.000 millones en sobrecostes a la Autoridad del Canal de Panamá.

Manrique ha señalado que la empresa trabaja ya en la vuelta al Ibex, del que sale por el bajo ratio de capitalización "y quizás por el peso del sector construcción" en el selectivo.

Ya en el orden de preguntas se ha escuchado la queja de un subcontratista de Sacyr en Panamá reclamando el cobro de sus trabajos. "No pensamos en demandar, pero hemos mandado 27 cartas sin respuesta", ha señalado el empresario y accionista Manuel Valiente. En la respuesta, Manrique ha matizado que la queja no se refiere a la obra del Canal sino a la presa de San Bartolomé, proyecto en el que la concesionaria ha incumplido los pagos incluso con la constructora española: "Hemos emprendido acciones legales y estamos analizando la situación de los subcontratistas y bancos financiadores", ha tranquilizado Manrique.