Mercado inmobiliario

Sareb limita al 1,7% anual la remuneración a sus accionistas

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) recompensará a sus accionistas con una devolución de unos 6.000 millones de euros en 2027, año en que se contempla el final de las desinversiones del denominado banco mal

Santander / Madrid
 El presidente del Sareb -el banco malo español- Jaime Echegoyen, durante su intervención en el curso de verano '¿Qué hemos aprendido de la crisis?', organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander.
El presidente del Sareb -el banco malo español- Jaime Echegoyen, durante su intervención en el curso de verano '¿Qué hemos aprendido de la crisis?', organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander. EFE

Sareb asegura que la rentabilidad para sus accionistas -básicamente el FROB y los principales bancos españoles salvo BBVA- será de un 25% en el acumulado de los 15 años que contempla el plan de negocio de la entidad. Esto implica una rentabilidad anual del 1,7%.

La firma prevé que tras recibir los fondos propios, entre los que se encuentran capital y deuda subordinada, por 4.800 millones de euros, dentro de 11 años estará en disposición de devolver a los accionistas 1.200 milones más.

Así lo ha asegurado hoy el presidende de Sareb, Jaime Echegoyen, en las jornadas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo tituladas ¿Qué hemos aprendido de la crisis?, organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en Santander.

Echegoyen ha confirmado que los accionistas privados, que controlan el 55% de la sociedad, y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), con el 45% restante, ganarán dinero con su inversión. Una portavoz de Sareb matiza que la rentabilidad será específica para cada accionista, en función del instrumento con el que participe.

En el plan inicial de Sareb, se contemplaba una rentabilidad del entorno del 13% al 14% anual, si bien esas eventuales ganancias han sido como el Guadiana. En varias etapas desde su creación, los accionistas solo esperaban recuperar el dinero inicial. La entidad revisa cada año su plan de negocio y, aunque en el del presente ejercicio ya contemplaba beneficios para sus socios, Echegoyen ha aportado la cifra concreta que prevé ahora.

25 pisos vendidos al día

Echegoyen ha reafirmado la previsión de que la sociedad deje de perder dinero en 2017 y ha aclarado que el banco malo no tiene previsto acometer demoliciones, pese a que algunos de los activos del balance de la Sareb pueden tardar años en venderse o “no venderse nunca”.

Sareb ha vendido 25 activos inmobiliarios al día en lo que va de año, por debajo de la media histórica de 27 inmuebles desde que se creó y lejos de los 45 pisos diarios que llegó a saldar en sus mejores momentos.

El peso de un varapalo contable

La entidad ha sufrido un duro varapalo contable en los últimos tiempos después de que la nueva normativa contable del Banco de España, que le obliga a retasar toda su cartera a precios de mercado, le obligara a provisionar un total de 3.012 millones de euros.

La operación le requirió convertir en capital 2.170 millones de euros de deuda subordinada para quedarse con 953 millones de capital y 1.429 millones de obligaciones subordinadas.

Sareb cerró 2013 y 2014 con pérdidas. El pasado ejercicio sufrió un resultado negativo de 472,3 millones pero logró apuntarse un beneficio de 330.000 euros gracias a la aplicación de un crédito fiscal.

Tres años de vida

En un balance de los tres años de vida de Sareb, Echegoyen ha concretado que la sociedad ha vendido 35.200 inmuebles y ha ingresado 12.800 millones. Además, ha reducido su cartera en 7.800 millones y ha amortizado deuda por unos 7.700 millones de euros.

Sareb inició su andadura con una  carga de 50.781 millones de euros de ladrillo y créditos a promotor que de las entidades financieras rescatadas o asistidas con fondos públicos, y ahora cuenta con provisiones por unos 3.000 millones de euros.

Echegoyen ha reconocido que las entidades financieras pueden ser más agresivas en cuanto a precios, puesto que su nivel de provisiones es mucho más elevado, en el entorno del 50% de los activos de media, cuando en su caso el porcentaje apenas llega al 7%.