¿Qué hay que hacer para encontrar un buen nicho de mercado?

Es importante establecer una lista con intereses generales o preferencias personales siempre ayuda en esta fase.

¿Qué hay que hacer para encontrar un buen nicho de mercado?

Antes de iniciar un negocio, todo emprendedor debe tener claro a qué público se dirige su idea y si esta encuentra un nicho de mercado potente al que llegar. Este proceso no es fácil y son muchas las iniciativas que se quedan en el camino por no encontrar su porción de clientes. Es por ello que, desde Trabajando Freelance han elaborado un listado con los aspectos a tener en cuenta antes de echar a andar una empresa.

Identificación de intereses. Aunque puede resultar obvio, es importante establecer una lista con intereses generales o preferencias personales siempre ayuda en esta fase. Dado que los negocios no es tarea fácil, es mejor dedicarse a algo que realmente apasiona. De lo contrario, se perderá intensidad y emoción en la gestión de la iniciativa de negocio.

Determinar potenciales problemas. Una de las fórmulas para hacer un negocio rentable es definir los problemas que pueden notificar los futuros clientes, para así tener siempre en la manga una solución. Entre ellos destacan determinar el canal que se va a habilitar para la atención al cliente o establecer una serie de keywords a través de las cuales diferenciarse de la competencia y posicionarse a nivel online.

Investigar a la competencia. Tener competencia no es en sí algo negativo, pues puede significar que ese nicho de mercado es rentable. No obstante, cada negocio debe diferenciarse de la competencia, para lo que debe ser analizada en profundidad: desde ver cómo tienen su página web, sus redes sociales, sus productos.

Rentabilidad del nicho de mercado. Asimismo, con el análisis de las preferencias determinado y analizada la competencia, se ha de tener claro hacia donde se va a enfocar el negocio. En esta fase, es importante también tener una idea bastante aproximada de los recursos financieros de los que se dispone, de los costes y, por tanto, de la rentabilidad del mercado.

Normas