Macrooperación urbanística

Operación Chamartín: BBVA amenaza a Carmena con tomar medidas en defensa de sus intereses

Ana Pastor, Cifuentes y Carmena vuelven a escenificar la falta de entendimiento respecto a la prolongación de la Castellana.

Operación Chamartín: BBVA amenaza a Carmena con tomar medidas en defensa de sus intereses

Por segunda vez en un mes se reunieron los máximos responsables de llevar a cabo el desarrollo urbanístico conocido como la Operación Chamartín. Y de nuevo, este miércoles mostraron sus profundas diferencias. Convocados por la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, a la cumbre acudieron Francisco González, presidente de BBVA, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, y Cristina Cifuentes, presidenta del Gobierno regional. La situación queda bloqueada y sin visos de resolverse hasta después de las elecciones generales del 26J.

Tras el encuentro, un portavoz de Distrito Castellana Norte (DCN), promotora controlada por el BBVA y gestora de más del 60% de los terrenos afectados, trasladó que el Ayuntamiento aún no les ha notificado las razones en las que ha basado la denegación de su plan. “Una vez recibida dicha notificación, DCN analizará las opciones disponibles, sin descartar ninguna alternativa en defensa de sus intereses”, añadió. Se suma así a la vía emprendendida por Renfe y Adif, que hace dos semanas advirtieron a Carmena que podrían reclamar hasta 700 millones de euros por perjuicios tras la derogación del plan elaborado por DCN.

“Nos hemos levantado de la mesa sin acuerdo hoy, pero puede haberlo más adelante”, aseguró la alcaldesa, quien recordó que el Ejecutivo actual está en funciones y que tras las elecciones podría haber otro equipo más favorable a sus tesis. “El Gobierno que pueda venir puede estar de acuerdo”, añadió.

“Me voy de la reunión con cierta frustración. No hay posibilidad de llegar a acuerdos”, afirmó, por su parte, Cifuentes, que lamentó que el Ayuntamiento haya derogado el anterior proyecto “de forma unilateral”. Y avanzó que una nueva modificación del Plan General de Urbanismo para cambiar el proyecto se dilataría “entre tres y cuatro años”, por lo que no habrá Operación Chamartín en esta legislatura. Carmena, a su vez, aseguró que en 15 meses puede cambiarse esa normativa. De momento, no hay prevista ninguna otra reunión antes del 26J, según anunciaron.

El plan presentado por Distrito Castellana Norte (empresa en la que BBVA dispone del 75% y Grupo San José el 25% restante) se paralizó tras la llegada al Consistorio de Carmena, que ya lo ha tumbado en el pleno municipal con los votos de Ahora Madrid y PSOE. Además, el Ayuntamiento ha presentado su propio proyecto, llamado Madrid Puerta Norte, en el que reduce las 17.000 viviendas previstas a 4.600. Inicialmente estaba planteado que el promotor invirtiera 6.000 millones en el desarrollo y en infraestructuras, recogido en un plan parcial aprobado por el anterior equipo de Ana Botella (PP), pero que nunca fue refrendado en el Pleno municipal. Este proyecto, en el entorno de la estación de Chamartín, lleva vivo desde 1993, sin que las Administraciones se hayan puesto de acuerdo en cómo desarrollarlo. Distrito Castellana Norte tiene los derechos sobre el 61% de los 3,1 millones de metros cuadrados del ámbito, gracias a un acuerdo con Adif, que puede ahora quedarse sin 1.300 millones previstos en la macrooperación de BBVA.

Cifuentes acusó este miércoles al Consistorio de haber tumbado el diseño, junto al PSOE, “por prejuicios ideológicos” frente al proyecto del BBVA.

"Se ha derogado de forma unilateral lo que era un gran proyecto", lamentó a su vez Pastor, quien explicó que en la reunión la regidora había reconocido que no le gustaba el modelo de gestión del anterior plan. "Hay que resistir", aseveró la ministra, "yo voy a aguantar para transmitir a los madrileños que tienen una oportunidad  de mejorar el norte de la ciudad sin tener que poner dinero de su bolsillo".

"Nuestro plan sigue encima de la mesa porque cuenta con más ventajas para los vecinos, como es el caso de las infraestructuras, que serán a coste cero para los ciudadanos evitando así el pago a través de impuestos", se aseguró desde DCN. "Es un proyecto de primera línea, redactado por el ganador del premio Pritzker de arquitectura Richard Rogers, para el Norte de Madrid por encargo de DCN”, se añadió.