Consumo de energía

Cómo reducir a la mitad la tarifa eléctrica de una pyme

Un empresario debe mirar si la potencia, el contrato y la compañía se adecúan a las necesidades de su negocio.

Cómo reducir a la mitad la tarifa eléctrica de una pyme

La factura eléctrica era la principal preocupación de Sonsoles De la Rica, propietaria del restaurante La Sota, en el barrio madrileño de Salamanca. Como toda la cocina es eléctrica, y pese a contar con iluminación led, la cuantía del recibo era “desorbitado”: unos 900 euros al mes.

Pero tan solo con ajustar la potencia contratada a su consumo real y cambiar de comercializadora, esta pyme consiguió reducir un 50% dicho gasto, entre 450 y 480 euros mensuales, cuenta De la Rica. “Me permitió despreocuparme de la factura y dedicarme a mi negocio. El volumen de trabajo sigue igual, pero con la mitad del gasto”, sostiene.

El comparador de tarifas de energía Selectra atribuye a una potencia inadecuada la problemática fundamental en los pequeños negocios. Las comercializadoras penalizan a los usuarios si superan en un 5% la capacidad contratada. Incluso, cuando consumen menos, ya que se aplica la máxima estipulada.

Es que en los plomos –como se le denomina popularmente- está la cuestión. Por ejemplo, si tiene contratados 100kW puede llegar hasta los 105 sin asumir un sobrecoste. Sin embargo, si lo sobrepasa la empresa eléctrica cobra la diferencia entre la potencia máxima alcanzada (120, cifra hipotética) y el primer 5% (105 ya mencionado) y el resultado (15) se multiplicada por dos (igual a 30). Finalmente, se suma al desfase inicial (120), con lo cual paga por 150kW consumido cuando llegó a 120.

“Las comercializadoras aplican la regla del maxímetro si el usuario no supera el 85% de la potencia contratada en un periodo”, explican desde Selectra.

Las tarifas para profesionales (3.0A), pymes, deben contar con capacidades superiores a 15,01kW para evitar los cortes de suministro una vez superada la potencia, lo que la diferencia de las domésticas. Y es el maxímetro el que registra cada 15 minutos el monto alcanzado, permitiendo seguir con la actividad empresarial.

Aunque también tienen por defecto tres periodos horarios con diferentes precios establecidos por el Gobierno. En invierno, el ciclo más barato es entre las 24 horas y 8h, mientras que el más caro se sitúa entre las 18h y las 22h. Y en verano, la hora punta va desde las 10.30h hasta las 15h y la más barata es también de madrugada, entre las 24h y las 8h. En los demás casos se registra un precio medio.

De esta manera, el usuario puede controlar y ajustar el consumo a las necesidades de su negocio. “El ahorro para empresas viene en la mayoría de los casos de una bajada o subida de potencia. Es del 30% en promedio y, en algunos casos, ha llegado al 70%”, afirma Jaime Arbona, director y fundador de la compañía. La elección de una comercializadora más económica es otra de las recomendaciones.

La liberalización del sector en 2009 ha incrementado la competencia tras la aparición de empresas con ofertas atractivas para ganar cuota de mercado. “Entre la compañía más cara y la más barata hay una diferencia de hasta el 30%”, indica Arbona.

Recibos obsoletos

Selectra
Jaime Arbona y Gonzalo Lahera, fundadores de Selectra.

El despiste puede jugar también en su contra. Una pyme dedicada a la explotación de piscifactorías en Barcelona facturó 2.500 euros en el recibo de luz en un periodo de un mes y medio, con una capacidad de 180kW, cuentan desde Selectra.

El problema era que esta empresa tenía la antigua TUR (tarifa de último recurso), obsoleta desde hace seis años, con una penalización del 20% para los negocios con más de 10kW.por tanto, es importante estar atentos a las modificaciones regulatorias.

“Solo cambiando este cliente al mercado libre, obtuvo un ahorro del 6%. Pero el beneficio importante vino después, cuando nuestros asesores detectaron que su maxímetro marcaba una potencia de 17kW en el último año”, explica Arbona. Es decir, pese a que solo consumía 17KW pagaba como si gastara 180. Este arreglo supuso un 79% menos de gasto energético.

Esta empresa intermediaria de origen francés, que entra en España en 2013 y está presente en 12 países, ofrece asesoría gratuita para los consumidores que deseen evaluar su consumo a partir de un histórico de facturas de al menos un año o de comprobaciones de maxímetro. También brinda estudios de potencia y asesoramiento continuo anuales.

El servicio es gratuito y personalizado, la empresa cobra una comisión -no especificada- a las comercializadoras por la captación de usuarios. Además de la luz, incluye valoraciones del recibo de gas natural tanto para empresas como hogares.