Crónica de los mercados

El Ibex 35 alcanza los 8.800 con el apoyo de la fuerte subida del crudo

El barril de Brent toca máximos de siete meses y condujo al Ibex 35 por encima de los 8.800 puntos pese al temor del 'brexit' que paralizó a los mercados

Monitor en la Bolsa de Sydney (ASX).
Monitor en la Bolsa de Sydney (ASX). REUTERS

Lucha de titanes la vivida hoy en los mercados europeos. A un lado del ring se situó un gigante alcista venido a menos con el paso de los meses:la subida del petróleo. Al otro lado, la fuerza bajista revelación de junio:el temor al brexit. Ambos contendientes batallaron a lo largo de la jornada para acabar con un ligero alza, en una sesión en la que el Ibex 35 se anotó su primera subida de junio con un 0,25% que le llevó hasta los 8.823,5 puntos, todavía por debajo de la zona de los 9.000 en la que arrancó el mes.

No será el único combate que enfrentará a bajistas y alcistas en la Bolsa en el corto plazo. Junio se antoja como un mes de grandes emociones con el referéndum de Reino Unido del próximo 23 de junio como plato fuerte de la incertidumbre, aderezado por las Elecciones Generales del 26, un acontecimiento que cobra aún más protagonismo en el mercado español.

IBEX 35 9.025,80 0,60%

Y es que lo que parecía una apuesta casi segura, que Reino Unido permanecería en la Unión Europea, ahora ya no lo es tanto. Durante el fin de semana, dos nuevas encuestas dieron como ganador al brexit e inquietaron enormemente a los inversores. La gran perjudicada por este repunte del miedo fue la libra que, en apenas siete sesiones, acumula una caída del 3,5%. La volatilidad de la moneda británica, además, ha cobrado fuerza y se sitúa sitúa ya en el 21,23%, el mayor nivel desde febrero de 2009. Por su parte, las casas de análisis ya barajan escenarios en los que se materializa el brexit y la libra se hunde. Así, Kepler Cheuvreaux prevé una caída superior al 10% para la moneda británica en caso de que los ciudadanos de Reino Unido rechacen permanecer en la Unión Europea.

Más pesimista se muestra Enrique Díaz-Alvarez, director de riesgos de Ebury, compañía especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas. “Es difícil predecir la magnitud de algo así, porque no existen precedentes”, señala. Sin embargo, el experto utiliza como referencia la salida Gran Bretaña del ERM (mecanismo de tasa de cambio) en septiembre de 1992. Entonces, explica, “la libra cayó un 15% contra el dólar y el franco alemán en solo una semana, acabando el año con una caída del 25% respecto al dólar”.

Pero el petróleo, protagonista negativo de las Bolsas en el primer trimestre de año y gran motor de los mercados en el segundo, plantó cara. El oro negro dio carpetazo al fracaso de la última reunión de la OPEP en Viena, saldado sin acuerdo para recortar los niveles de producción y estimular el precio, para anotarse un 1,7%, hasta los 50,5 dólares por barril. Por momentos, el petróleo del tipo Brent alcanzó la zona de máximos anuales y permitió a los inversores sacudirse los miedos en una sesión de ida y vuelta.

En este pulso entre bajistas y alcistas, Wall Street equilibró la balanza. La apertura alcista de los selectivos estadounidenses dio al Ibex el impulso que necesitaba para cerrar al alza y tiñó de verde a la mayoría de los valores que se habían dejado llevar por las pérdidas por la mañana. Así, dejando al margen a Banco Popular, que sufre su particular espiral bajista desde que anunciara su ampliación de capital y cayó un 2,86%, IAG era prácticamente el único que cotizó el renovado miedo al brexit con una caída del 1,14%.

En Europa la sesión transcurrió por los mismos derroteros, toda vez que los parqués amanecieron en rojo para ir dándose la vuelta conforme las presiones alcistas tomaban el control en los mercados. El Dax alemán se anotó una subida del 0,27%, el Cac francés avanzó un 0,14%, el Euro Stoxx subió un 0,28% y el Mib italiano sumó un 0,65%. Por su parte, el Footsie británico, el índice más expuesto al brexit, se anotó la mayor subida de la jornada, un 1,25%. Pese a la aparente incongruencia, los expertos señalan que al parqué británico le dio alas precisamente la debilidad de la libra, con la que sus exportadoras ganan competitividad. A ello se le sumó el apoyo del crudo a las compañías de recursos básicos, grandes dominadoras de la sesión y que cuentan con un gran peso en el mercado de Reino Unido.

Al otro lado del Atlántico, los Wall Street fue capaz de mantener las ganancias que cosechó a la apertura. Al cierre de los mercados europeos, el Dow Jones avanzaba un 0,6%, el S&P 500 se anotaba un 0,45% y el Nasdaq, un 0,42%. El descenso hasta el 4% de la probabilidad de una subida de tipos por parte de la Reserva Federal en la reunión que mantendrá el día 15 fue hoy tomado como una buena noticia por parte de unos mercados que se tiñeron de verde.