Informe del Foro Acción Magistral

Los docentes se resignan a que poco cambie en la educación

Descartan que vaya a haber pacto de Estado antes de 2020 y más dotación presupuestaria

A corto plazo prevén menos centros públicos, más alumnos por profesor y solo mejoras en la FP

Los docentes se resignan a que poco cambie en la educación

Prueba de la escasa credibilidad que tienen los políticos en la actualidad es que mientras todos los partidos llevan en sus programas la promesa de que promoverán un pacto de Estado en educación, los docentes no creen que esto vaya a ser posible al menos antes de 2020. Es decir, que no habrá consenso entre las principales fuerzas políticas en toda la legislatura que echará a andar a partir de julio.

Esta es una de las conclusiones que arroja el estudio elaborado por Acción Magistral, un foro de profesores innovadores, impulsado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), el BBVA y la Comisión Española de Cooperación con la Unesco.

El informe se ha elaborado a partir de los amplios cuestionarios que han suscrito 200 docentes y expertos que trabajan en distintos ámbitos de la comunidad educativa. Unos y otros se muestran pesimistas ante el futuro inmediato de la educación en España. Mas de tres de cada cuatro encuestados no creen posible que en los próximos cinco años se llegue a un pacto de Estado en esta materia, algo que, en su opinión, sería imprescindible para otorgar “estabilidad al sistema y para mantenerlo al margen de los avatares partidistas”.

En esta línea, su visión a corto y medio plazo también es pesimista en términos económicos. Una abrumadora mayoría considera que será insuficiente el apoyo presupuestario que recibirá el capítulo de educación y tampoco ven que con las medidas anunciadas, relativas a una supuesta reforma del acceso a la profesión, vaya a mejorar el nivel de excelencia, ni la imagen de los profesionales ante la abrumadora falta de estímulos y reconocimientos de los que adolecen.

Razones para el optimismo

Las conclusiones del estudio, elaborado entre junio y octubre de 2015, fueron presentadas este viernes por el subdirector de estudios y programas de la FAD, Miguel Ángel Rodríguez, y la coordinadora de investigaciones de esa organización, Anna Sanmartín. También, intervinieron el director de Responsabilidad Social de BBVA, Antoni Ballabriga, y el director general de la FAD, Ignacio Calderón.

En cuanto al marco normativo, todas las opiniones coinciden en que éste será inestable y no estará consensuado entre los distintos partidos. Como consecuencia de ello, se muestran convencidos de que las leyes educativas seguirán cambiando conforme lo hagan los Gobiernos de turno, no se consolidará un modelo estable, ni se podrá evaluar. De esta manera, “el sistema se modificará antes incluso de que se pueda comprobar y medir su eficacia real”, subraya el estudio.

Como es lógico, esta realidad que describen los docentes tendrá consecuencias. Entre las más importantes destaca la previsible disminución del número de centros educativos y con ella la caída en la dotación de profesores, con lo que aumentará la ratio alumno/maestro. Además, pronostican que las condiciones laborales de los profesores serán más precarias, tanto desde la perspectiva salarial, como desde las condiciones de trabajo (fundamentalmente por la mayor inestabilidad, las menores posibilidades de formación continua y los menores estímulos para la carrera profesional).

Las únicas razones que invitan a un moderado optimismo es que la formación profesional es el único área donde los docentes ven que habrá ciertas mejoras, porque así lo demanda el mercado laboral. Y también, que pese a la parálisis institucional, los docentes llaman la atención sobre la existencia de minorías muy activas, comprometidas y emprendedoras que impulsarán importantes cambios en el currículo o en la práctica docente, entre otros.

Radiografía del sistema español, en cifras

Gasto en educación: El estudio pone de relieve un panorama sombrío y lo hace sustentado en los datos disponibles sobre cuál es la foto fija del sistema español. Así, según las cifras que maneja el Ministerio de Educación, el gasto educativo en España en porcentaje del PIBha pasado del 5,1% en 2009 al 4,0% en 2014, último dato cerrado disponible. Este mismo ratio en la media de la UE ha pasado del 5,5% al 5% en idénticas fechas.

Becas: El número de estudiantes becados en España ha pasado de los 2,13 millones en el curso 2011/12 a 1,4 millones en el curso 2013/14, último cerrado.

Ratio alumnos/profesor: Comparada con los países del entorno, España presenta una de las ratios de alumnos por docente más bajas en la educación secundaria obligatoria, con un promedio de 10 alumnos. Francia cuenta con 15, Alemania, 14 y Reino Unido, 27. Finlandia, uno de los países con el mejor sistema educativo del mundo cuenta con nueve.

Plantilla docente: Desde el curso 2009/10 la plantilla de profesores en enseñanzas de régimen general ha disminuido al pasar de los 673.505 profesionales de entonces a un total de 670.398 docentes en el curso 2014/15.