Breakingviews

Wang Jianlin y su apropiada oferta

El propietario de Wanda ofrece una prima del 10% con respecto a la OPV de su división inmobiliaria para que esta deje de cotizar en Hong Kong. En el continente será más rentable.

Wang Jianlin y su apropiada oferta

Puede que la oferta de compra de 4.400 millones de dólares (casi 4.000 millones de dólares) de Wang Jianlin sea lo bastante buena. El magnate chino ha hecho una oferta para que Dalian Wanda Propiedades Comerciales vuelva a ser privada apenas 17 meses después de que la división inmobiliaria, buque insignia de su imperio Wanda, empezara a cotizar en Hong Kong. Aunque los inversores independientes podrían resistir y esperar más, sería arriesgado.

Wang ofrece 52,80 dólares de Hong Kong (unos 6,10 euros) por acción en efectivo por los títulos hongkoneses, que representan casi el 15% del total en circulación. Eso es apenas un 10% más que el precio al que la empresa salió a Bolsa en diciembre de 2014, aunque todavía supera el rendimiento del índice local Hang Seng, que ha caído un 11,4% durante el mismo período.

El magnate chino quiere que Dalian Wanda Propiedades Comerciales abandone la Bolsa de Hong Kong tras 17 meses

Hay dos formas en que Wang podría embolsarse una gran rentabilidad comprando el grupo, que tiene la ambición de poner en marcha otros 50 centros comerciales en China este año. Si este vuelve a ser privado al precio de oferta, suponiendo un beneficio operativo de 47.160 millones de yuanes (unos 6.400 millones de euros) en 2018 –según los cálculos de Eikon– y una tasa impositiva del 26%, la rentabilidad anual después de impuestos sería de casi el 11%.

Si Wang se las arregla para seguir adelante con una salida a Bolsa en el continente, que tiene en el punto de mira en el plazo de dos años, entonces podría ser aún mejor. Los promotores inmobiliarios que cotizan en Shanghái o Shenzhen actualmente disfrutan de una prima masiva con respecto a sus compañeros de Hong Kong.

Wang afirma que es la última oferta. Las reglas locales le impiden hacer otra oferta de inmediato si los accionistas independientes rechazan esta. Pueden bloquear el acuerdo con solo el 10% de las acciones de Hong Kong –un umbral al alcance de los inversores activistas–. Pero antes de hacerlo deben valorar los riesgos de terminar siendo propietarios minoritarios de una empresa donde el accionista mayoritario tiene pocos incentivos para desbloquear cualquier valor. Parece que Wang podría haber ofrecido lo suficiente.