OPINIÓN

Decisiones heterodoxas en RSC

Se extiende la responsabilidad social corporativa (RSC). Según la encuesta de 2015 de PricewaterhouseCoopers, para el 64% de los CEO no es más una función adicional, es central. Posibilita construir uno de los componentes más escasos hoy y más estratégicos para la operación empresarial: confianza. Consideran que hacer proyectos con la comunidad local y los empleados es una inversión que genera confianza con ambos. Por otra parte, las empresas aspiran a reclutar jóvenes capaces. De acuerdo a Deloitte, el 70% de los millennials toman muy en cuenta en su elección de empresa su compromiso con la comunidad. Según Nielsen, el 55% de los consumidores online, un mercado creciente, dice que está dispuesto a pagar más por productos de empresas con RSC.

Pero hay otros cambios no convencionales en lo que empresas punteras entienden por RSC. Google ha tomado una decisión heterodoxa. Resolvió que no va a aceptar más avisos para préstamos diarios. Suelen cobrar un 300% de interés anual. La tercera parte del mercado de estos préstamos es online. Algunos grupos de esta nueva forma de usura se quejaron alegando que “era una discriminación”. Como dice The New York Times, Google ha innovado adoptando el rol de “regulador financiero”. Facebook fue acusado de suprimir artículos extremadamente conservadores en su lista de tendencias. PayPal, una empresa líder en pagos en internet, resolvió cancelar su expansión a Carolina del Norte en protesta porque el Estado local aprobó una nueva ley que limita el acceso a los baños a personas transgénero, tema de derechos humanos significativo en Estados Unidos.

Estos y otros casos indican el inmenso potencial para que empresas líderes defiendan e impulsen causas éticas de alta sensibilidad para la comunidad.

No es más de lo mismo en RSC, sino profundizarla. Hay un desarrollo paralelo en filantropía empresarial. Hay una nueva generación de emprendimientos que buscan mejorar directamente el mundo. Destacan, entre otros recientes, proyectos centrados en erradicar el tráfico de mujeres, la mutilación genital y la generación de alimentos para chicos malnutridos. Todos estos desarrollos renuevan la esperanza en el papel que puede cumplir la RSC en que se aplique el principio bíblico que ordena que “los unos debemos ser responsables por los otros”.

 Orden al Mérito Civil de España. En publicación en chino su obra ‘Ética para empresarios’, traducida al inglés y al francés