Modernización de las cajas de ahorros

Criteria rebajará su participación en CaixaBank por debajo del 40% antes de 2018

Criteria Caixa, con una participación del 56,8% en CaixaBank se compromete a rebajar su participación por debajo del 40% antes de 2018 para cumplir con las exigencias del BCE

Sede del grupo La Caixa en Barcelona.
Sede del grupo La Caixa en Barcelona.

Criteria, la matriz de CaixaBank, se compromete a reducir con fuerza su participación en la entidad en el próximo año y medio a fin de cumplir con las exigencias impuestas por el Banco Central Europeo (BCE).

El grupo industrial Criteria está participado al 100% por la Fundación La Caixa, la antigua caja de ahorros de la que nació el actual banco que es CaixaBank. El supervisor financiero europeo advirtió a la matriz que si no reducía su participación en el entidad financiera pasaría a considerarse un grupo bancario consolidado y a estar sujeto a las fuertes exigencias regulatorias del sector.

Para impedirlo, el grupo ha remarcado este jueves en un comunicado su “voluntad de cumplir las condiciones” impuestas por el supervisor “para que se produzca la desconsolidación prudencial de Criteria Caixa respecto al grupo CaixaBank antes de finalizar el ejercicio de 2017”.

De esta forma, el grupo deberá pasar de controlar el 56,8% que posee ahora mismo a menos del 40% del capital de la entidad financiera, además de otros requisitos. La medida supone que el grupo deberja dejar al menos un 17% del capital en manos de terceros en los próximos meses.

Esta “reducción deberá permitir la entrada de nuevos inversores o nuevos fondos en la estructura accionarial de CaixaBank”, detalla el documento. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que diversas operaciones pendientes dejarán automáticamente la participación de Criteria en el banco en el 49% en los próximos meses.

  • Solo le retaría un 9%

Se trata, de un lado de la venta del 17,24% de The Bank of East Asia (BEA) y del 9,01% de Grupo Financiero Inbursa (GFI) por parte de CaixaBank a Criteria por 2.651 millones de euros. El traspaso de estas participadas, operación anunciada a finales del año pasado, se cerró con el pago a CaixaBank de 642 millones en efectivo y un 9,9% de acciones propias en manos de Criteria, valoradas en 2.009 millones de euros.

Con este trueque, la participación Criteria en CaixaBank descendería del 56,8% al 52%, sin embargo, si se tiene en cuenta el vencimiento del bono Criteria de 750 millones canjeable en acciones de CaixaBank, con vencimiento en noviembre de 2017, la participación final se rebajaría ya al 48,9%.

A partir de ahí, la entidad financiera tendría tres opciones para deshacerse de ese 9% adicional del capital de CaixaBank. De un lado podría emitir una nueva remesa de bonos participativos. Por otra parte, podría optar por vender paquetes accionariales a terceros.

Finalmente, el paquete podría ser utilizado como moneda de cambio si el grupo participa en alguna operación corporativa, como una fusión con otra entidad financiera, que diluya la participación de Criteria en CaixaBank. Desde el grupo aseguran que aún no está decidido cuál de estos caminos se tomará.

  • Los otros requisitos

Por otra parte, para cumplir con las exigencias del BCE, los consejeros dominicales de Criteria presentes en CaixaBank no deberán sobrepasar el 40% del total de miembros del consejo. Los mismos límites proporcionales de este 40% deberán respetarse en las comisiones más relevantes del consejo.

Además, cualquier consejero propuesto por un accionista que tenga un acuerdo con Criteria será considerado un consejero dominical de Criteria a estos efectos. En consecuencia, los consejeros propuestos por las cajas de ahorro (hoy fundaciones) que constituyeron Banca Cívica, que fue absorbida por CaixaBank, serán considerados como consejeros dominicales de Criteria, detalla el comunicado.

En paralelo, en los nombramientos de consejeros por cooptación por el propio consejo de administración, los consejeros dominicales de Criteria sólo deberán votar a los consejeros propuestos por Criteria absteniéndose respecto a los demás.

Más allá, cuando se trate de nombramientos de consejeros por la junta general, Criteria no podrá oponerse a los nombramientos propuestos por el consejo.

Un requisito más impuesto por el Banco Central Europeo es que entre los consejeros independientes de CaixaBank se debe nombrar un consejero coordinador con amplios poderes que incluyan las relaciones con los accionistas en temas de gobierno corporativo.

  • Tope a la financiacíón

Finalmente, una última limitación, no menor, consiste topar las posibilidades de que la unidad financiera del grupo termine facilitando préstamos u otros instrumentos similares al resto de firmas del grupo. En concreto, CaixaBank no podrá financiar a Criteria o a la Fundación Bancaria La Caixa en cuantías superiores “al 5% del capital admisible a nivel subconsolidado del grupo CaixaBank en los 12 meses siguientes a la desconsolidación”, esto es 1.100 millones de euros, y “deberá ser nula a partir de esa fecha”. Tampoco podrá darse financiación indirecta a estos grupos mediante la distribución de instrumentos de deuda entre clientes de CaixaBank.

En el caso de cumplirse las condiciones aprobadas por el BCE, el organismo que preside Mario Draghi evaluará la situación de pérdida de control de Criteria sobre CaixaBank. Si ésta se confirma, y en ausencia de otras participaciones de control sobre otros bancos, Criteria dejará de ser considerada una sociedad financiera mixta de cartera a los efectos del reglamento comunitario y por tanto el grupo consolidado de Criteria no estará obligado a cumplir con los requisitos de capital previstos en dicha norma. Todo un alivio teniendo en cuenta las arduas exigencias de capital que se exigen hoy día a la banca.