Jornadas bancarias

Santander seguirá en Reino Unido aunque haya Brexit

La presidenta del banco, Ana Botín, ha explicado que se trata del mercado más importante para el Santander, que representa en torno a un tercio de su balance y ha reconocido que “hay mucho en juego"

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, ha asegurado hoy que la entidad continuará operando en el Reino Unido sea cual sea el resultado del referéndum en el que los británicos decidirán el mes que viene si quieren continuar dentro de la Unión Europea (UE). "Nosotros estaremos en Reino Unido sea cual sea el voto", ha subrayado. 

Durante su intervención en el encuentro de primavera del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Botín ha explicado que se trata del mercado más importante para el Santander, que representa en torno a un tercio de su balance y ha reconocido que “hay mucho en juego”. Aunque también ha explicado que el banco hace todo muy meditadamente y ya han hecho, como es lógico, todos sus análisis. Hay que tener en cuenta que Santander ya ha presentado al Banco Central Europeo (BCE) un plan de contingencia ante el Brexit. 

También se ha mostrado convencida de que la UE “es más fuerte con el Reino Unido”, y ha afirmado que los retos que afrontan sus miembros “se gestionan mejor si estamos juntos”. Estas afirmaciones chocan con las críticas de Francisco González hacia Europa. Botín también afirmó que para Reino Unido "es mejor estar dentro de la Unión para resolver los problemas de inmigración, la sostenibilidad, la situación de los jóvenes y otros retos que se pueden solucionar mejor juntos que por separado. No se debe pensar que Reino Unido se puede marchar y no pasará nada; tendrá consecuencias reales, pero ellos son libres y nosotros seguiremos allí".

“Si trabajamos juntos podremos crecer más”, ha explicado Botín, después de reconocer que una de las razones de que el crecimiento económico sea aún débil tanto en la zona del euro como en el resto, es la “débil confianza”, aunque dejó claro que “estamos mejor que antes” y tanto España como Reino Unido son buenos ejemplos.

Si los británicos deciden abandonar la UE, habrá consecuencias, dijo, y añadió que aunque los ciudadanos de ese país son “libres de decidir lo que quieran, tengo confianza en que se tendrán en cuenta las cosas importantes”.