Encuesta de condiciones de vida

El 22% de los españoles se encuentra en riesgo de pobreza

Los ingresos medios por hogar se sitúan en 26.092 euros y suman seis años consecutivos cayendo

se reduce el número de personas que aseguran que llegan a fin de mes con dificultades

Encuesta de condiciones de vida Ampliar foto

El 22,1% de la población española se encuentra en riesgo de pobreza, lo que significa que vive con menos de 8.011 euros al año. Es la principal conclusión de la encuesta de condiciones de vida que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que refleja la renta de los hogares en el año 2014. 

Los ingresos medios anuales de los hogares se situaron en 2014 en 26.092 euros, un 0,2% menos que el año anterior. Sin embargo, la renta media por persona aumentó un 0,3% hasta los 10.419 euros. Esta aparente contradicción se explica por la reducción del tamaño medio del hogar.

La tasa de pobreza cayó una décima respecto al ejercicio anterior, sin embargo, otros indicadores si reflejan una mejoría más consistente. En el momento de realizar la encuesta, que fue en la primavera del año pasado, el 13,7% de los hogares españoles manifestó llegar a fin de mes con mucha dificultad frente al 16,1% que respondió lo mismo en 2014. 

El número de hogares que aseguran que no pueden permitirse irse de vaciones fuera de casa al menos una semana al año ha caído casi cinco puntos al pasar del 45% al 40,6%. Y las familias que manifiestan que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos se ha reducido del 42,4% al 39,4%.

El indicador AROPE de riesgo de pobreza, que utiliza Eurostat, arroja una tasa para España del 28,6% frente al 29,2% registrado el ejercicio anterior. Este índice se elabora a partir del porcentaje de población que vive por debajo del umbral de pobreza (8.011 euros para España), pero también incluye nueve variables más cualitativas. Así, el indicador tiene en cuenta si los encuestados han sufrido retrasos en el pago de los suministros de su vivienda habitual, si pueden irse de vacaciones, permitirse comer carne o pescado cada dos días, mantener su vivienda a una temperatura adecuada, afrontar gastos imprevistos, disponer de coche, de teléfono, de televisor o de lavadora. El INE indica que, en 2015, el 48,2% de la población no presentaba ninguna de estas carestías. Se considera que están en situación de una carencia material severa las personas que al menos cumplen cuatro de las nueve variables. En 2015, el 6,4% de la población, según esta metodología, se consideraba que sufría una carencia material severa, un porcentaje inferior al 7,1% del ejercicio anterior.

Trabajadores en riesgo de pobreza
Más allá del indicador AROPE, la población en riesgo de pobreza que calcula el INE y que se sitúa en el 22,1% varía por grupo de edad. La tasa se sitúa en el 12,3% para los mayores de 65 años, en el 28,8% para los menores de 16 años y en el 23,2% para los que están entre ambos grupos de población. Si la estadística incluye el efecto de tener vivienda en propiedad la tasa de pobreza se reduce hasta el 6,3% para los mayores de 65 años y se mantiene prácticamente en el mismo nivel para los jóvenes. Ello es así porque la proporción de españoles que es propietario de una vivienda aumenta con la edad.

Obviamente, la tasa de riesgo de pobreza es mayor para los parados y alcanza el 44,8%. Sin embargo, el porcentaje también es significativo para la población ocupada. El 14,8% de los trabajadores con un empleo se encuentra en riego de pobreza, un nivel que ha crecido con fueraza en los últimos años y que al inicio de la crisis solo representaba el 11,7%. El bajo nivel de los salarios es uno de los factores que explica el incremento de la tasa de pobreza entre los trabajadores.