Comercio exterior

El frenazo mundial paraliza las exportaciones españolas

Detalle de una moneda de euro.
Detalle de una moneda de euro. EFE

La estadística que elabora mensualmente la Secretaría de Estado de Comercio sobre el comercio exterior de España desprende una ambivalencia que requiere un análisis más detallado.

Una primera interpretación muestra que las exportaciones españolas están en máximos históricos (61.101 millones de euros en el primer trimestre de 2016) y que el déficit comercial, que mide la diferencia entre exportaciones e importaciones, ha bajado un 10,5% en el mismo período hasta situarse por debajo de los 5.000 millones, en niveles de 2013.

El desplome del petróleo inyecta 2.396 millones a la economía española en tres meses

La segunda, sin embargo, arroja unas conclusiones bastante más negativas. Las ventas de bienes al exterior solo crecen un 0,2% entre enero y marzo, el ritmo más bajo desde 2009. En ese año, las exportaciones se desplomaron un 20,8%. Solo se salvan las ventas a países de la UE, que crecen un 3,9%. El retroceso es generalizado entre los países compradores no comunitarios, pero es especialmente significativo en dos países: Arabia Saudí y Brasil, con ajustes del 28,7% y del 27,3% con respecto a los registros del primer trimestre de 2015. El primero es uno de los mayores productores de crudo del mundo y el segundo acumula dos años en recesión, con graves desequilibrios por corregir. Pero no son las únicas caídas: las ventas a Japón y a México también han retrocedido un 12,1% y un 9,4%. Sin embargo, las señales de alarma saltan con el retroceso del 0,4% experimentado por EE UU, el mayor socio comercial fuera de la UE, y especialmente el recorte del 1,4% en las compras de Francia, el país que más bienes adquiere a nuestras empresas, con un 15,7% del total.

La suma de ambas interpretaciones conduce a varias conclusiones. La primera es que el deterioro registrado en los mercados citados con anterioridad se ha compensado solo de forma parcial con el buen tono de otros. Entre estos últimos destacan Alemania e Italia, donde las exportaciones han crecido por encima del 4%, y especialmente Marruecos, Reino Unido y China, con avances del 15,7%, del 11,8% y del 8,6%, respectivamente.

El otro factor que ha servido para compensar las menores ventas al exterior ha sido el desplome de las importaciones. En el primer trimestre cayeron un 0,7%, un descenso que no se veía desde 2013. Y en esa bajada ha desempeñado un papel fundamental el desplome del barril de petróleo, que ha inyectado 2.396 millones de euros a la economía española. Entre enero y marzo de 2015 cotizó a una media de 49,14 euros; en el mismo período de 2016 bajó a 31,8 euros, lo que supuso una caída del 35%.

La paralización de algunos de los principales socios comerciales también ha provocado cambios profundos entre los sectores que venden bienes a otros países. El sector de bienes de equipo, el más importante en exportaciones con un 19,8% de ventas del total, tiene a un gran número de países emergentes entre sus clientes y eso le ha pasado factura. Entre enero y marzo, sus ventas cayeron un 0,2%, lastradas por las menores ventas de aeronaves a Austria, Arabia Saudí, Libia o Malaisia y de maquinaria específica a Argentina, Brasil y México.

En paralelo, las exportaciones del sector del automóvil siguen creciendo a buen ritmo (un 7,9% frente al 0,2% general), gracias al crecimiento de los pedidos desde Italia, Alemania, Bélgica y Reino Unido, y también lo hacen las del sector de alimentación, con un alza del 3,8% por las mayores ventas de frutas, legumbres y hortalizas a Alemania y Reino Unido. Todo ello ha conducido a que la distancia entre los tres sectores, que concentran la mitad de las exportaciones españolas, se haya estrechado. Hasta marzo, la primera posición es para bienes de equipo, con un 19,8% del total, seguido por automoción (18,6%) y de alimentación, bebidas y tabaco (17,2%).

10 empresas concentran el 16,7% de las exportaciones

Las exportaciones españolas están concentradas en pocas manos. Al cierre de 2014, había 147.378 empresas exportadoras, de las que 108.742 venden menos de 50.000 euros, por lo que pueden ser consideradas pymes. En el otro lado, tan solo hay 107 que exportan más de 250 millones de euros.

Esas cifras, sin embargo, se invierten cuando se trata de analizar el valor de lo exportado y cómo se reparten entre las empresas. Solo 10 empresas concentran el 16,7% de las exportaciones en el primer trimestre, el nivel más alto de la serie histórica iniciada en 2010. Y solo 5.000 compañias aglutinan el 88,5% del total de ventas al exterior (221.250). Dicho de otra manera, 142.378 empresas concentran el 11,5% del valor (28.750).