Respuesta a una sentencia

Sabadell y Popular recurren la devolución de las cláusulas suelo

KutxaBank y CaixaBank siguen estudiando la sentencia, tras pedir aclaraciones.

Protestas por las cláusulas suelo
Protestas por las cláusulas suelo

Sabadell y Popular han presentado ya sus respectivos recursos de apelación contra la sentencia dictada el 7 de abril por la jueza Carmen González, titular del juzgado de lo mercantil número 11 de Madrid, por la que se condenaba a 40 bancos y cajas de ahorros a devolver las cantidades cobradas “indebidamente” por las cláusulas suelo desde el 9 de mayo del 2013. Consideran que el fallo es un análisis colectivo, no individual como defienden. Adicae ha recurrido para ampliar la retroactividad.

Las entidades financieras españolas, con excepción de Santander y Bankinter que no han comercializado hipotecas con cláusulas suelo, podrían ver en conjunto reducido su capital en el peor de los escenarios en un 6% si finalmente los tribunales dan la razón a los clientes y la banca debe devolver el importe de estas hipotecas desde antes de mayo de 2013, según explica un informe fechado el 12 de mayo de Société Générale (SG). Las firmas más afectadas serían las más pequeñas, como Liberbank, cuyo impacto neto será del 15% sobre sus recursos propios, Sabadell, con el 10,6%, y Popular, con el 5,6%.

Si el impacto se mide sobre las provisiones en términos absolutos, BBVA sería el banco que tendría que realizar un mayor ajuste si la sentencia, como ha denunciado Adicae en el recurso presentado hace unos 10 días ante la sentencia del 7 de abril del juzgado de lo mercantil número 11 de Madrid, tiene carácter retroactivo desde que se generalizó la comercialización de las cláusulas suelo, alrededor de 2009. Tendría que provisionar, según el informe de SG –realizado por los analistas Carlos García-González y James Lloyd–, 2.500 millones de euros. El segundo más afectado sería Sabadell, con un impacto superior a los 1.500 millones de euros. CaixaBank también tendría que provisionar unos 1.500 millones de euros, Popular unos 900 millones, Liberbank 500 millones y Bankia solo 250 millones de euros (Caja Madrid no comercializó cláusulas suelo, pero sí alguna de las cajas con las que se fusionó y dio origen a Bankia).

Las entidades financieras están a la espera de la decisión del Tribunal de Justicia de la UE, que presentará el próximo 12 de julio sus primeras conclusiones sobre la retroactividad –antes de mayo de 2013– de las cláusulas suelo (el 9 de mayo de 2013 el Tribunal Supremo falló contra las cláusulas de BBVA, Novagalicia (hoy Abanca) y Cajamar) que analiza desde el pasado año y cuya vista oral se celebró el 26 de abril. Aunque habría que esperar hasta a la sentencia firme, que será publicada a finales de año.

Mientras, y ante el fallo del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid, que estableció el 7 de abril la nulidad de las cláusulas suelo para 40 entidades financieras fijadas en las condiciones generales de las hipotecas suscritas con consumidores por “falta de transparencia”, Sabadell y Popular han presentado ya sus recursos de apelación contra el fallo de la magistrada Carmen González. Son las primeras en hacerlo, al margen de Adicae.

Los argumentos son muy similares. Consideran que el fallo no ha tenido en cuenta la realidad individual de cada entidad en la comercialización de las hipotecas con cláusulas suelo, ni los contratos, todos transparentes, apelan estas entidades. Tanto Sabadell como Popular han dejado de comercializar cláusulas suelo, como prácticamente todas las entidades, aunque en el caso del banco que preside Ángel Ron, la decisión se debe a otra sentencia anterior.

KutxaBank, cuya filial Cajasur es una de las más perjudicadas por estas sentencias, asegura que aún no ha presentado recurso, aunque lo estudia. CaixaBank asegura, como gran parte de las entidades, que ya ha provisionado, el impacto que pueda tener la decisión de retroactividad hasta mayo de 2013, que es la que el Juzgado de Primera Instancia ha confirmado. “Estamos en un proceso de pedir aclaraciones a la sentencia y cuando tengamos esas aclaraciones pues la estudiaremos y acabaremos de tomar una decisión sobre los próximos pasos”, señala.

Según un informe del Banco de España del 2 de noviembre de 2015 y utilizado de defensa en la vista oral ante el Tribunal de Justicia de la UE, el impacto de la aplicación de una posible sentencia con carácter retroactivo y la eliminación de la cláusula suelo sumaría 7.600 millones para el sector, de los que 5.000 millones –el 12,8% de las ayudas públicas concedidas en 2012/2013– corresponderían al impacto en mayo de 2013, a lo que se sumarían otros 2.600 millones desde esa fecha hasta diciembre de 2015.