Incertidumbre hasta el 23 de junio

El Brexit: ¿Un riesgo importante para el inversor español?

El Brexit: ¿Un riesgo importante para el inversor español?

El PIB Europeo crece de forma tímida pero cada vez más importante, algunas economías que estaban intervenidas hace años como es el caso de Irlanda están entre las de un mayor crecimiento a nivel global, el petróleo sube y con ello los riesgos de muchas entidades financieras disminuyen, el sector financiero está en líneas generales mucho más fuerte que en años anteriores, al BCE aún le quedan muchos cartuchos que gastar a la hora de estimular la economía de la zona euros y los beneficios de las grandes empresa europeas suben… Con todo ello, sin que se hayan despejados muchos “nubarrones” a nivel europeo y también a nivel global, los datos empujan a un optimismo moderado… las bolsas de Europa no suben y su índice principal, el Euro Stoxx 50, sigue en un nivel muy bajo similar al del año 2011.

Para muchos analistas hay una razón principal que hace que un mercado con potencial no suba y es el miedo al Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. La incertidumbre es más que importante en cuánto las encuestas electorales señalan un enorme número de indecisos que pueden mover la balanza a cualquiera de los resultados. Este riesgo es el que hasta el próximo día 23 de junio atenazará a los mercados y dificulta cualquier decisión de inversión, a corto y medio plazo.

  • ¿Qué puedo hacer hasta que se despeje la incertidumbre?

El inversor español es en reglas generales muy conservador. Su inversión se centra principalmente en productos de poco riesgo como son los depósitos, consiguiendo con ello una pérdida importante de beneficios a largo plazo por su pequeña rentabilidad, la cual ahora es incluso más exigua. La media de rentabilidad de los depósitos en España de hasta 24 meses en el mes de abril apenas alcanzó el 0,63% y sólo se “salva” parcialmente por el momento de deflación que vivimos que puede finalizar en los próximos meses si se consolida el petróleo cerca de los 60 dólares el barril.

Por todo ello, va tendiendo ligeramente más a productos con una mayor vocación de inversión en el largo plazo como son los fondos de inversión, pero también con un perfil conservador en general centrado principalmente en mercados cercanos. El español, que invierte en Bolsa y fondos, lo hace principalmente en valores de Europa, ya sea en acciones (en este caso primordialmente en el mercado español) y de forma más importante a través de fondos de inversión. Por todo ello, el posible Brexit nos afecta de una manera más importante, ya que en los 43 años que acaba de cumplir el Reino Unido de su entrada en la entonces Comunidad Económica Europea, las interrelaciones se han multiplicado y tienen como ejemplo en la exposición que tiene la banca española en entidades financieras e inversiones británicas. Sus efectos sobre la libra, el valor de las inversiones, el flujo de comercio exteriores entre ambos países e incluso el turismo nos deja en una posición delicada.

Por todo ello, existiendo un riesgo real e importante es el inversor el que tiene que evaluar si puede asumir el riesgo teniendo en cuenta varios aspectos siempre teniendo un potencial importante de revalorización que para Diego González, socio director de la EAFI, Bull4All, podría llevar a que el “Euro Stoxx 50 pasara del nivel actual sobre los 2.900 puntos a incluso superar los 4.000 puntos”.

Pero para ello, el inversor debe optar por asumir un riesgo siempre que quiera o pueda dejar su inversión con un horizonte lo suficientemente largo para obtener estas plusvalías y también aguantar momentos bajistas. Si no está dispuesto a asumir este riesgo, la respuesta es seguir siendo conservadores. Si el Brexit no se produce, una hipótesis que parece tener una pequeña ventaja frente a los que apuestan por el no, pueden perder este plus de ganancia que ofrece la Bolsa Europea, uno de los mercados con más potencial y más recomendado por casi todos los analistas.