Energía
El presidente de Puertos del Estado, José Llorca; el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal; el director general de Energía de la Comisión Europea, Dominique Ristori, y Presidente de Enagás, Antonio Llardén.
El presidente de Puertos del Estado, José Llorca; el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal; el director general de Energía de la Comisión Europea, Dominique Ristori, y Presidente de Enagás, Antonio Llardén.

Nadal rechaza legislar contra las comercializadoras piratas

El secretario de Energía alega que el Ministerio de Industria está en funciones

El problema no es de sanciones, sino de norma

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, aseguró ayer que el Ministerio de Industria no puede aprobar ninguna norma contra el fraude cometido por las llamadas comercializadoras piratas en el mercado eléctrico mientras el Gobierno esté en funciones. Tras su participación en la presentación del proyecto CORE LNGas hive para impulsar el uso del gas natural licuado como combustible en el transporte marítimo, Nadal informó a la prensa que, al respecto, el ministerio “ha hablado con la CNMC” y que tiene listo un borrador de real decreto en este sentido.

 Estando en funciones, el Gobierno, según el secretario de Estado de Energía, solo tiene potestad para ejecutar normas en trámite, pero no aprobar otras nuevas. Y en su opinión, resolver el problema del fraude en el mercado eléctrico no es una cuestión de sanciones, sino de efectivamente cambiar la norma, “lo que permitiría, en última instancia, proveer de medios de pruebas ante los tribunales”. Para Nadal, “el problema no es la detección del fraude, sino el tiempo que transcurre entre que se detecta y se produce la inhabilitación, porque en los procedimientos sancionadores son necesarias unas garantías que permitan proteger la presunción de inocencia, lo que da margen para que la comercializadora desaparezca”.

Según recordó, hay dos tipos de fraude: el que se comete al cliente final, con un procedimiento sancionador más ágil, y el de la comercializadora que vende energía, que no cobra el IVA y desaparece”. Nadal quitó importancia al asunto al asegurar que “son compañías muy pequeñitas y cantidades muy pequeñas”, pero, pese a todo, “no deben existir”.

El quid de la cuestión es cómo equilibrar la competencia necesaria en el mercado, con más comercializadoras y las garantías que se les deben exigir para evitar los fraudes. “Si aumentamos mucho los avales, el número de entrantes en el mercado se reducirían. Todo tiene sus pros y sus contras”. Otra solución, que ya corresponderá al próximo Gobierno, es que el procedimiento sancionador y la inhabilitación sean más rápidos.

Respecto a la prohibición en la Ley del Sector Eléctrico de que empresas como Ikea o El Corte Inglés puedan instalar puntos de carga para vehículos eléctricos en sus centros, Nadal señaló que la solución es que creen una sociedad distinta con la que poder ejercer esa actividad. Aun así, el secretario de Estado de Energía en funciones advirtió de que “hay que tener mucho cuidado con abrir un agujero en el sistema eléctrico”.

Sí admitió que el ministerio podrá aprobar el reglamento sobre la nueva metodología de retribución de la distribución, que ayer aprobó la Sala de Regulación de la CNMC, por ser “una ejecución de norma”.

El proyecto CORE LNGas hive, coordinado por Enagás, puesto en marcha para impulsar el GNLcomo combustible en el sector transporte, fue presentado ayer en la sede de la Comisión Europea en Madrid por el director general de Energía de la Comisión Europea, Dominique Ristori; el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, y los presidentes de Puertos del Estado, José Llorca, y de Enagás, Antonio Llardén. El secretario de Estado de Energía defendió el gas como tecnología de respaldo en un futuro que prevé renovable.

El objetivo es desarrollar una cadena logística integrada, segura y eficiente para el suministro del GNL como combustible en el sector transporte, especialmente marítimo, en la península Ibérica.

Un proyecto para que los barcos utilicen gas natural licuado

El proyecto que Enagás y Puertos del Estado presentaron ayer en la sede de la Comisión Europea en Madrid tiene como objetivo impulsar el uso del gas natural licuado (GNL) como combustible para el transporte, especialmente el marítimo. Con una inversión de 33 millones, la mitad financiados con fondos de la CE, se realizarán 25 estudios sobre adaptación de infraestructuras y desarrollo logístico y comercial para abastecer a pequeña escala (small scale) y también a grandes barcos (bunkering). El proyecto, con 42 socios de España y Portugal, se basa en dos pilares: uno más administrativo para proponer el marco de acción nacional del GNL como combustible marítimo y otro más técnico, con proyectos piloto para avanzar en tecnologías para repostar y almacenar en puertos.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, subrayó que se trata de ver hasta qué punto es factible introducir el GNLen el transporte marítimo aprovechando el potencial y las infraestructuras de la península Ibérica y la apuesta de la UE por descarbonizar los grandes corredores marítimos. El presidente de Puertos del Estado, José Llorca, subrayado la importancia de ser pioneros en el uso del transporte marítimo.