Automóviles

Suzuki reconoce irregularidades en el consumo de 16 modelos

El presidente de Suzuki Toshihiro Suzuki en la rueda de prensa de hoy.
El presidente de Suzuki Toshihiro Suzuki en la rueda de prensa de hoy. REUTERS

La marca japonesa Suzuki ha sido la última de las automovilísticas en reconocer irregularidades en sus sistemas de medición de consumo. El caso del fabricante nipón se une al de la alemana Volkswagen y a la también japonesa Mitsubishi.

Toshihiro Suzuki, presidente de la compañía, fue el encargado de admitir en rueda de prensa este hecho que afecta a 16 modelos, conocido tras una investigación interna. La compañía aseguró, eso sí, que esta manipulación no afectó a los datos finales de eficiencia energética de los mismos.

El Ministerio de Territorio, Infraestructura, Transporte y Turismo de Japón (MLIT, por sus siglas en inglés) señaló que existen algunas “discrepancias” entre los procesos de medición de consumos y emisiones de Suzuki y la regulación vigente en el país, aunque aseguró que no existen signos de manipulación.

A diferencia del caso de Mitsubishi, las irregularidades detectadas por Suzuki “no afectan a los datos de consumo de combustible” con los que fueron comercializados los vehículos y no incluyen la manipulación de determinados parámetros en las pruebas de eficiencia energética, según afirmó el presidente.

Suzuki llevó a cabo mediciones de consumo de combustible que no se ajustaban plenamente a los estándares nipones sobre resistencia aerodinámica, lo que afecta a unos 2,1 millones de automóviles comercializados únicamente en el país asiático desde 2010. Las irregularidades afectan a ocho modelos de minivehículos (aquellos con motores de menos de 660 centímetros cúbicos) y a otros ocho de otro tipo.

“Creemos que no ha habido problemas en otros mercados, ya que los automóviles exportados realizan las pruebas según las distintas reglas que exige cada autoridad, por ejemplo en la India y en la Unión Europea”, destacó Suzuki. “Consideramos que no hubo ninguna intención de falsificar los datos”.

Pese a que la compañía se ha desmarcado de otros casos como el de Mitsubishi, la compañía nipona sufrió ayer un revés en la Bolsa de Tokio. El grupo cayó un 9,37%, hasta los 2.613 yenes por títulos, aunque en algunos puntos de la jornada el descenso alcanzó el 15%.