Desarrollo inmobiliario

Operación Chamartín: el Ayuntamiento de Madrid reduce en un 75% las viviendas

Zona norte de Madrid donde se prevé el desarrollo urbanístico
Zona norte de Madrid donde se prevé el desarrollo urbanístico

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, ya tiene su propuesta para la Operación Chamartín. Casi 25 años después del primer proyecto, el equipo de Ahora Madrid lanzó este martes su plan, un “documento abierto”, según la regidora, aunque no ha sido consensuado ni discutido con el promotor del ámbito, la empresa Distrito Castellana Norte (DCN), ni con el resto de Administraciones implicadas. El Consistorio cree que debe ponerse al frente de la planificación de la ciudad presentando una base con la que negociar.

El Ayuntamiento reduce drásticamente las viviendas previstas en su plan, llamado Madrid Puerta Norte. De las 17.000 calculadas por el actual promotor, se pasa a las 4.600 viviendas (1.000 protegidas), una reducción del 75%. La superficie destinado a terciario también se merma, en un 15%, hasta los 1,1 millones de m2.

Uno de los puntos que causarán polémica la tasa de edificabilidad, que se mantiene en 1,05 m2, pero que para su cálculo excluye los terrenos ferroviarios y de carreteras, por lo que el número de viviendas es significativamente menor. Aún así, fuentes del sector indican que la normativa regional aprobada en 2002 recoge que para calcular ese ratio se debe incluir el suelo ferroviario.

Carmena propone además un polo de negocios en el entorno de la Estación de Chamartín, cuyas plusvalías permitirían financiar la remodelación de las infraestructuas de Metro, carreteras y de la propia estación.

El último intento de aprobar este desarrollo urbanístico fue realizado el pasado año, ya que el equipo de Ana Botella (PP) aprobó el plan parcial presentado por la promotora DCN (empresa controlada en un 75% por BBVA y el 25% por Grupo San José), aunque nunca recibió el visto bueno del Pleno municipal.

DCN cuenta con los derechos del 61,6% de los terrenos pertenecientes a Adif, gracias al concurso que ganó la promotora en 1993, convocado por el Gobierno socialista de Felipe González. El convenio con el administrador ferroviario, por el que recibiría hasta 1.300 millones, concluye el 31 de diciembre de este año.

“Quisiéra que lo viéramos como un punto de partida, de sinergías, no acabado”, apuntó Carmena, que enviará la propuesta a Fomento, Comunidad de Madrid y la empresa promotora. “No podemos entrar a valorar el proyecto porque no lo conocemos”, indicó un portavoz de DCN. Toca ahora el turno de comprobar su hay puntos suficientes para negociar.

Por eso, el consistorio también ha rebajado el peso de las infraestructuras. Reduce de tres a una las estaciones de Metro, acaba con otra prevista de Cercanías o la losa para soterrar las vías de Chamartín se empequeñece en un 90%.

Carmena propone además un centro de negocios en el entorno de la Estación de Chamartín, propiedad de Adif, cuyas plusvalías permitirían financiar el Nudo Norte, el Nudo de Fuencarral y la reforma de la propia estación. En ese entorno se construirían dos rascacielos icónicos de oficinas de 40 plantas, además de permitir otros edificios entre 20 y 40 plantas.

PP: “¿Quién paga esta fiesta?”

El proyecto presentado por Manuela Carmena no indica ningún cálculo previo de cómo se financiará la actuación, a la espera de llegar a un acuerdo definitivo con DCN y con el resto de Administraciones. En el caso del actual plan parcial, el promotor se comprometía a invertir 6.000 millones de euros a cambio de construir 17.000 viviendas.

“¿Quién va a pagar la fiesta de Carmena en la Operación Chamartín?”, se quejó este martes José Luis Martínez-Almeida, concejal del PP, al escuchar la presentación que no incluía presupuestos. “No hay cifras reales y presentan este proyecto sin previo diálogo con nadie”, añadió.

El gobierno regional de Cristina Cifuentes (PP), quien finalmente debe dar el visto bueno a los planes urbanísticos, también se quejó de no conocer la propuesta, además de temer que aumente el gasto público si las Administraciones tienen que hacer frente a las infraestructuras.

De hecho, desde la concejalía de Urbanismo se reconoció que alguna de las infraestructuras, como el Nudo Norte, se presupuestarían en 2017 e incluso se llevarían a cabo si no existe acuerdo para Puerta Madrid Norte.

El Ministerio de Fomento también quiere saber cuál es el “compromiso de inversión” del Ayuntamiento, informa Efe, en un plan “sin consensuar ni siquiera con los propietarios de la mayoría de los terrenos”. En el caso del PSOE, la concejal Mercedes González indicó que suscriben el diseño. “Si Podemos hubiera apoyado a Pedro Sánchez, tendríamos otro ministro de Fomento y esta propuesta se habría aprobado”, concluyó.

Para Carmena, el proyecto supone “ser capaces de cerrar una brecha en el tiempo y en el espacio” tras 20 años sin aprobar una actuación sobre ese distrito.