Alimentación

La batalla del crédito en Pescanova se mantiene pese a cancelarse

Sede de Pescanova en Vigo.
Sede de Pescanova en Vigo.

El crédito supersénior ha sido cancelado por Nueva Pescanova, pero los representantes de los antiguos propietarios, englobados en Pescanova SA, mantienen su batalla por las condiciones de financiación en la compañía gallega. Así lo ha hecho saber a la CNMV la sociedad que controla el 20% de las acciones del grupo.

Los antiguos propietarios comunicaron al regulador del mercado de valores que, pese a lo que informó Nueva Pescanova, el crédito supersénior de 125 millones al 15% de interés no estaba contemplado en el convenio de acreedores. "Se trataba de un compromiso asumido unilateralmente por algunos acreedores", aseguró el grupo.

El crédito de la discordia fue activado a finales de diciembre por el entonces administrador único Jacobo González Robatto, representante de la banca acreedora. La vieja Pescanova ha denunciado en repetidas ocasiones que, a su parecer, lleva a cero al patrimonio de la empresa y que tenía unas condiciones peores que las del mercado.

Nueva Pescanova informó el pasado día 5, que repagaba dicho crédito con una nueva línea de financiación de 150 millones con bancos españoles que "mejoraba las condiciones de su actual financiación". Dicho crédito tendrá una vigencia de dos años, más uno andicional para "gestionar de manera eficiente su tesorería y acometer en mejores condiciones los retos de desarrollo y crecimiento futuro".

La vieja Pescanova argumenta que no fueron ellos sino los nuevos propietarios los que activaron el crédito de la discordia, asegurando que Nueva Pescanova les responsabilizaba de ello en la nota del jueves.

La última de las críticas presentada por Pescanova SA supone que no se contempla nada en el anuncio realizado por Pescanova sobre el crédito de 300 millones "subordinado", según se informó entonces, a la activación del crédito supersénior.