La solvencia del 'banco malo'

Los accionistas de Sareb apoyan la conversión de 2.170 millones de deuda subordinada en capital

Los accionistas avalan la conversión de 2.170 millones de deuda subordinada en capital

Jaime Echegoyen, consejero delegado de Sareb.
Jaime Echegoyen, consejero delegado de Sareb.

La sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria, Sareb, vuelve a estar capitalizada, después del tremendo impacto que ha supuesto para la solvencia del llamado banco malo la aplicación de la exigente normativa contable aprobada por el Banco de España.

La junta de accionistas de la firma, compuesta por Santander (17,28%), CaixaBank (12,44%), Sabadell (6,93%) y Popular (5,97%), entre los principales participantes privados y el FROB (45,01%) como gran apoyo público, ha aprobado la conversión de deuda subordinada en capital de 2.170 millones de euros.

El Banco de España impuso a Sareb la retasación de toda su cartera de activos, los 50.000 millones de inmuebles y créditos a promotor de los que descargó a las entidades en apuros, para poner su valor a precio de mercado.

Como resultado, el banco malo se ha visto obligado a provisionar un total de 3.012 millones de euros, 2.044 de ellos a cargo de las cuentas de 2015. La operación supuso un consumo de capital de 1.568 millones que aniquiló los 350 millones que le restaban.

Para afrontar esta situación, y a fin de evitar una ampliación de capital que exigiera a los accionistas aportar nuevos recursos, la junta ha decidido convertir en capital 2.170 millones de los 3.600 que asumieron como deuda subordinada.

Tras esta operación, la estructura de los recursos propios de Sareb queda constituida por 953 millones de euros de capital y 1.429 millones de euros en obligaciones subordinadas.

Sareb cerró 2015 con un resultado antes de impuestos que arrojaba pérdidas por 472,3 millones de euros, si bien la aplicación de un crédito fiscal le permitió apuntarse un beneficio neto de 330.000 euros.

  • Cambios en el consejo

En paralelo, la junta de accionistas ha aprobado el nombramiento de Javier García- Carranza como consejero dominical en representación del Banco Santander. Carranza es director general adjunto y encargado de reestructuraciones, inmobiliario, participadas y capital riesgo de la entidad que preside Ana Patricia Botín.