Una tormenta obligó a parar el tráfico una hora y media

Noche de caos aéreo en el aeropuerto de Barajas

Aeropuerto de Madrid-Barajas
Aeropuerto de Madrid-Barajas

Una potente tormenta que se desencadenó en las primeras horas de la noche del viernes causó un caos en el aeropuerto de Barajas. Varios profesionales consultados por Cinco Días no dudan en calificar la situación como la peor noche vivida en el aeropuerto en muchos años.

La tormenta con un fortísimo aparato eléctrico impidió que cerca de una treintena de aviones pudieran aterrizar en el aeródromo y se vieran obligados a desviarse a otros aeropuertos. De ellos, cuatro declararon emergencia por falta de combustible. Fueron los que finalmente aterrizaron en Almería, Valencia, Alicante y uno en Madrid, que decidió entrar como fuera.

De los vuelos desviados que inicialmente tenían que llegar a Madrid, aterrizaron cinco en Zaragoza, seis en Valencia, siete en Alicante, dos en Almería, uno en Sevilla, uno en Albacete y seis en Barcelona. Muchos de estos aeropuertos vieron sus instalaciones colapsadas y se quedaron sin lugar en sus parkings.

Cerca de las 9 y media de la noche del viernes, las autoridades aeroportuarias se vieron obligadas a decretar el cierre del aeropuerto, (rate 0 en la jerga del sector). Con ello durante al menos una hora no pudo aterrizar ni despegar avión alguno de Barajas. Una situación especialmente delicada para un viernes inicio de puente del primero de mayo. Ignacio González, director de navegación aérea de Enaire, ha reconocido a Cinco Días la gravedad de la situación que se vivió ayer en el aeropuerto y en el espacio aéreo alrededor de Barajas. "Una tormenta así no se daba en Madrid al menos desde 2011. Efectivamente fue complicado porque ayer venían muchos turistas a pasar el puente a Madrid y el tráfico de llegada era más intenso que el habitual.  Afortunadamente el sistema está preparado para atender este tipo de fenómenos y todo se pudo solucionar . A o largo de la noche, cuando ya había remitido la tormenta, muchos de  los aviones desviados pudieron regresar".

Con más de 30 aviones en el aire esperando para entrar en Barajas desde diferentes destinos, los controladores aéreos se vieron obligados a pedir ayuda al cercano aeropuerto militar de la base de Torrejón para que los aviones pudieran aterrizar en su pista. Sin embargo, la autorización del general de la base se demoró más de 40 minutos cuando, las condiciones climatológicas ya habían mejorado algo y poco a poco, los aviones podían empezar a entrar en Barajas.

Los controladores consultados insisten en que estas situaciones se podrían evitar si se regula con la suficiente antelación, es decir, si se toma la decisión de deducir la capacidad del aeropuerto en base a la previsión meteorológica para evitar que situaciones potencialmente peligrosas, como la de ayer, resulten siendo un caos aéreo.

Particularmente grave fue el caso de un avión que traía un órgano para transplante y estuvo 40 minutos esperando en el aire hasta poder aterrizar, o un vuelo que viniendo de República Dominicana, acabó aterrizando en Almería declarando emergencia por ir ya sin prácticamente nada de combustible.