Resultados empresariales

Telefónica cifra en 680 millones los ingresos de Telxius

Los cables submarinos aportan el 60% de los ingresos

La operadora tiene prevista la OPV o venta de esta empresa

El oibda de Telxius supera los 300 millones de euros en 2015

Sede de Telefónica.
Sede de Telefónica.

Primeras valoraciones de Telefónica a Telxius, su nueva filial global de infraestructuras, que integra los cables submarinos y las torres de telefonía móvil, y que la teleco quiere colocar en Bolsa. En una presentación remitida a la CNMV, la operadora ha señalado que esta división registró unos ingresos de 680 millones de euros en 2015.

A su vez, el beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) de Telxius rondó los 300 millones de euros, lo que supone un margen de oibda del 45%.

Telefónica ha señalado que los cables submarinos aportarán el 60% de los ingresos, mientras que las torres de telefonía móvil suponen el 40% restante. Dentro del área de torres, Europa supone el 85% del negocio frente al 15% de Latinoamérica.

La nueva división cuenta con toda la red de cables submarinos de Telefónica, que cuenta con 65.000 kilómetros (31.000 kilómetros en propiedad) y 16.000 torres de móvil en España, Alemania y distintos países de Latinoamérica como Brasil, Chile y Perú. En su primera comunicación sobre la creación de Telxius, Telefónica cifró en 15.000 las torres que la filial tendría en un primer momento.

La teleco ha indicado que Telxius será uno de los líderes globales en la gestión de infraestructuras en Europa y América. Telefónica ha defendido que esta industria tiene una gran visibilidad de ingresos por los contratos a largo plazo de gestión con las operadoras. Además, según la compañía, tiene una gran capacidad de conversión en liquidez por la alta rentabilidad y los bajos costes de mantenimiento.

Telefónica tiene previsto enviar el folleto de la posible salida a Bolsa de Telxius a la CNMV próximamente. La venta de estos activos ha ganado relevancia dentro de los planes de reducción de deuda de la operadora ante el posible veto a la venta de O2 por parte de las autoridades de la competencia.

La filial podría alcanzar una valoración por encima de 5.000 millones de euros, aunque en el mercado se eleva al valor por encima de 8.000 millones en función de los activos que se aporten finalmente.