Euríbor

BBVA mete en las hipotecas una aclaración para no pagar a los clientes

Las entidades ya cobran entre 15 y 20 puntos básicos a las grandes corporaciones por sus depósitos

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres.
El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres. EFE

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, admitió hoy que en los nuevos contratos hipotecarios la entidad explicita por escrito a los clientes que en ningún caso se les pagará por ese préstamo como consecuencia de que el euríbor esté en terreno negativo. Torres intentó aclarar que esa explicación que contienen los nuevos contratos no es una cláusula.

Torres explicó, durante la presentación de resultados del banco, que lo único que podría pasar en esta situación es que la hipoteca “le saliese gratis, pero no que sea el cliente el que reciba el pago de intereses”. “La naturaleza de los préstamos es que el pago de los intereses corresponde al deudor y estamos haciendo que eso quede recogido explícitamente en el contrato, pero no se trata de una cláusula”, destacó Torres Vila.

En este sentido, insistió en que no tiene sentido establecer una cláusula en los contratos hipotecarios que defina esta situación, ya que considera que la legislación fija que en un producto hipotecario el deudor es quien abona los intereses y no el prestatario.

Torres considera que no tiene sentido legislar sobre este asunto como han comenzado a hacer Portugal y Austria, puesto que "según el derecho español es el deudor quien paga los intereses". "Lo que estamos haciendo es aclararlo en los contratos para que no existan dudas por parte del cliente", subrayó el número dos de BBVA.

Explicó que en BBVA "todavía tenemos distancia hasta que esto empiece a ser un problema".

Entre el 97% al 98% de las hipotecas de BBVA están contratadas a tipo variable. El tipo fijo sólo está presente en el 2% o 3% de los préstamos.

El número dos de BBVA ha enfatizado que “en ningún caso” el contrato hipotecario llegará a contemplar que el cliente reciba el pago de interés, por más que el Euríbor se hunda en niveles en negativo. “El límite está en cero en el pago de interés(para el hipotecado)”, ha sentenciado. 

“Que a uno le salga la hipoteca gratis, ¿qué más puede pedir?”, bromeó,para añadir “simplemente lo que estamos haciendo es clarificando para que los clientes no tengan dudas. (El pago de interés del deudor y no al revés) va implícito a la naturaleza del contrato”.

Por mucha inyección de liquidez y medidas que ponga en marcha el Banco Central Europeo (BCE) no se va a producir el hecho de que la banca tenga que pagar a los clientes por los créditos hipotecarios, ha dicho de Guindos durante un desayuno organizado por Europa Press.

En Portugal y Austria han comenzado a legislar sobre el efecto de los tipos negativos en las hipotecas. Torres, ante ello, insistió en que no era necesario legislar, puesto que "según el derecho español es el deudor quien paga los intereses". "Lo que estamos haciendo es aclararlo en los contratos para que no existan dudas por parte del cliente", subrayó el número dos de BBVA.

Explicó que en BBVA "todavía tenemos distancia hasta que esto empiece a ser un problema".

Entre el 97% al 98% de las hipotecas de BBVA están contratadas a tipo variable. El tipo fijo sólo está presente en el 2% o 3% de los préstamos.

Pese a las tesis las entidades financieras, la AEB reconoce en un documento interno que existen varias resoluciones tanto de la Dirección General de los Registros y del Notario (del 27 de octubre de 2015, entre otras), como del Banco de España que fijan excepciones a los argumentos del sector.

La resolución de los notarios ratifican que, teniendo en cuenta la naturaleza del préstamo y la función del interés, “el saldo final de la obligación de pago de intereses siempre debe ser favorable al prestamista, y que dicho resultado es el que debe producirse al final de la vida del préstamo, pero que ello no impide que, habiéndose pactado un tipo de interés variable, pueda haber liquidaciones periódicas de intereses en los que el prestamista sea quien abone al prestatario su importe”. Lo que significa que se admiten excepciones en cada período devengado, lo que arroja “no pocas dudas jurídicas y problemas de orden práctico”, admite la banca.

Las últimas respuestas del Banco de España han dado un giro sobre su propia opinión de hace dos años y ahora tampoco apoyan las teorías del sector. Así, en junio de 2014, en el préstamo a un empleado en el que el interés se determinó como suma del euríbor más un diferencial negativo (que arrojaba un tipo final negativo), la resolución del servicio de reclamaciones del Banco de España apoyaba las tesis de las entidades financieras, lo mismo que una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 54. En fechas recientes, sin embargo, el servicio de reclamaciones del Banco de España “ha rehusado pronunciarse sobre esta cuestión, aduciendo que se trata de una cuestión civil, ajena al ámbito de sus competencias”, reconoce el documento elaborado por la banca.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, ha descartado hoy que el sector financiero español llegue a pagar a los clientes por las hipotecas, ya que aunque el euríbor se encuentra en tasas negativas, las entidades siempre aplican un diferencial que evitará que se produzca esta situación.

Por mucha inyección de liquidez y medidas que ponga en marcha el Banco Central Europeo (BCE) no se va a producir el hecho de que la banca tenga que pagar a los clientes por los créditos hipotecarios, ha dicho de Guindos durante un desayuno organizado por Europa Press.

El consejero delegado del banco también reconoció que desde que el BCE puso los tipos de interés en negativo, BBVA en particular, y casi todos los bancos en general, están cobrando a las grandes empresas y clientes por tener sus depósitos en la entidad, en línea con lo que hace la institución que preside Mario Draghi con la liquidez de la banca.

Esta medida, no obstante, no afectaría a los clientes particulares, puesto que el banco, ha insistido, no piensa cobrar por los ahorros que gestiona. De hecho, el banco, como una gran parte de los grandes bancos ya cobran de 15 puntos básicos a 20 puntos a las grandes corporaciones por tener sus depósitos en el banco, en línea con lo que hace el BCE con la liquidez de la banca.