Breakingviews

Hermès, salvado por el Birkin

La firma depende ahora más de la división en la que fabrica sus bolsos de 10.000 dólares

Un empleado de Hermés muestra un bolso del modelo Birkin de la firma.
Un empleado de Hermés muestra un bolso del modelo Birkin de la firma.

Las ventas de Hermès se incrementaron un 6% en los tres primeros meses de 2016. Eso parecería algo bueno en la mayoría de sus rivales, pero para el grupo de lujo francés dirigido por el descendiente de la familia fundadora Axel Dumas es la expansión más lenta en al menos cinco años. El crecimiento de Hermès ahora proviene únicamente de la división que fabrica su bolso Birkin de marca registrada y 10.000 dólares de precio. Dejando eso a un lado, empieza a parecer que la firma está un poco en cueros.

En el agitado ambiente del lujo, no hay que despreciar un crecimiento del 6%. Tanto LVMH como Kering reportaron un incremento del 4% en sus ventas en el primer trimestre.

Mirar más de cerca a sus diferentes métiers es menos bonito. Los artículos de cuero están actualmente en auge, con un crecimiento del 15%. Todas las demás divisiones obtuvieron resultados rotundamente negativos. Por ejemplo, las ventas de sus pañuelos de seda, un producto de 350 euros para los compradores que no pueden pagar los bolsos, bajaron un 9%.

Las ventas trimestrales pueden ser desastrosas para las marcas de alta gama. Las ventas de perfumes Hermès cayeron un 4% en el trimestre, por ejemplo, mientras que los perfumes y cosméticos de su rival LVMH subieron en la banda alta de un dígito. Pero parece que Hermès está expuesto a una categoría, algo precario para una empresa cuyas acciones cotizan en un múltiplo de previsión de beneficios que se encuentra un 68% por encima del sector. Es probable que sea mejor llevar una cosa exquisita que varias malas.