Infraestructuras

Sacyr prevé el doble de ebitda en sus concesiones en 2020

Apunta hacia Estados Unidos con esta división

Autopista de Arlanzón, gestionada por Sacyr en Burgos.
Autopista de Arlanzón, gestionada por Sacyr en Burgos.

Sacyr prevé que su división de concesiones genere un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 400 millones de euros en el horizonte de 2020, lo que supondrá más que duplicar el de 185 millones de 2015, cuando supuso más de la mitad (el 52%) del total de todo el grupo.

A este importe se añadiría la contribución de las nuevas concesiones que confía lograr en este periodo, en el marco de la actual política de crecimiento que desarrolla la compañía, con la que pretende desembarcar en Estados Unidos y México.

Por el momento, la actual previsión de ebitda se estima a partir de la cartera de 36 activos que suma Sacyr Concesiones, fundamentalmente de autopistas y en su mayor parte en explotación.

Sacyr ya ha ejecutado una inversión de 1.077 millones de euros en estos activos, en los que tiene otros 533 millones comprometidos y pendientes de abonar en varios proyectos en construcción, fundamentalmente en Colombia e Italia.

Sacyr ya ha ejecutado una inversión de 1.077 millones en sus concesiones y tiene otros 533 millones comprometidos

Asimismo, a cierre de 2015, todos estos proyectos suponen una cartera de ingresos futuros de unos 13.300 millones de euros, de la que un 60% procederá del exterior, según detalló el grupo durante una presentación a analistas de esta división.

Según la presentación, la cartera ha crecido una media anual acumulada del 15% desde 2009, ejercicio en que se constituyó Sacyr Concesiones tras la venta de Itínere, de forma que desde entonces se ha multiplicado por más de dos.

Sacyr sigue manteniendo una participación del 15% en su exfilial Itínere, concesionaria de varias autopistas del Noroeste de España, un porcentaje que, no obstante, la compañía asegura que sigue estando a la venta.

  • Plataforma de crecimiento

En caso de que finalmente logre desembarcar en Norteamérica, Sacyr extenderá el negocio concesional con que actualmente cuenta en ocho países de Europa (Irlanda, Italia, Portugal y España) y Latinoamérica (Colombia, Perú, Chile y Uruguay).

El grupo que preside Manuel Manrique considera las concesiones como uno de los 'motores' de la fase de crecimiento que aborda, dado que las contempla como una “plataforma” de expansión para otros negocios del grupo.

En la actualidad, Sacyr Concesiones aporta más de la tercera parte (el 38%) de los ingresos de Sacyr Construcción y se espera que genere el 7% de la de servicios, por los trabajos de mantenimiento y conservación asociados a las infraestructuras.

Respecto al conjunto de la compañía, el negocio concesional ya genera la mitad (el 52%) del beneficio bruto de explotación (Ebitda) y el 11% de sus ingresos.

En el lado opuesto, la deuda de Sacyr Concesiones (1.932 millones de euros) constituye alrededor del 40% del endeudamiento de todo Sacyr, un porcentaje similar al que supone la ligada a la participación que el grupo tiene en Repsol. No obstante, en concesiones, el pasivo está vinculado a cada uno de los proyectos, sin recurso a la matriz.