Inversión

Abertis excluirá de Bolsa a Arteris en plena recesión en Brasil

Valora en 265 millones el 30,7% que no controla con su socio canadiense Brookfield

Activos de Abertis en Brasil Ampliar foto

Arteris, brazo de Abertis en Brasil, va a dejar de cotizar en las próximas semanas. La española y la canadiense Brookfield, sus accionistas del control, dicen confiar en la recuperación del país –en recesión desde agosto de 2015– y prometen notables inversiones a largo plazo, pero también tratan de esquivar cualquier deterioro de sus balances que vaya de la mano de un posible pinchazo de Arteris en Bolsa. Y es que el gigante suramericano vive la peor tormenta económica de sus últimos 40 años, con una caída del 3,5% el pasado ejercicio.

Los dueño de Arteris veían venir la situación de lejos al contar con la información privilegiada que ofrece un indicador adelantado de la economía como el tráfico de pago. Pero la dura recesión les estalló con la filial cotizando.

El anuncio de la opa de exclusión por parte de la instrumental Partícipes en Brasil es de abril de 2015 y no ha sido hasta ahora cuando ha llegado el permiso de la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM). La oferta de 10,15 reales (2,5 euros) por título se dirige al 30,7% del capital, valorado en 265 millones de euros. La condición, tal y como marca la normativa, es alcanzar una aceptación de dos tercios de los destinatarios (queda excluido del cálculo un 14,9% del capital ajeno a Abertis pero en manos de Brookfield Aylesbury).

Partícipes anunció la operación en abril de 2015, antes de que Brasil entrara en lo más profundo de la recesión

Para el grupo que dirige Francisco Reynés carece de sentido mantener en la Bolsa de Sao Paulo a su división brasileña ante la escasa liquidez del valor y por los costes de operación. Arteris gestiona cinco autopistas estatales y cuatro federales con un total de 3.250 kilómetros, el 19% de las carreteras de peaje del país. Estos activos atraviesan áreas en las que se concentra el 65% del PIB: Sao Paulo, Minas Gerais, Rio de Janeiro, Santa Catarina y Paraná. El primero en resentirse fue el tráfico pesado.

Este año Arteris espera un descenso del 2,5% en el tráfico, aunque habrá una subida tarifaria del 17% en reconocimiento de inversiones. A futuro, el capex comprometido por Arteris alcanza los 12.919 millones de reales (3.200 millones de euros) hasta 2032, principalmente en las concesiones federales. La filial de Abertis también busca ampliaciones de plazo a cambio de mejoras adicionales, y concursa por nuevas concesiones como la BR-101 (220 kilómetros).

El tasador independiente elegido por los minoritarios, BNP Paribas, tasa a Arteris en una horquilla de 8,86 a 9,58 reales por título, con un precio medio de 9,22. La opa está por encima de ese rango y ofrece una prima del 17% sobre la cotización en los tres meses previos al primer anuncio, pero está un 21% por debajo del promedio si se toma un plazo de 12 meses anteriores.

Constituida en noviembre de 1998 por OHL, la antigua OHL Brasil empezó a cotizar en julio de 2005 y fue adquirida por Abertis y Brookfield en diciembre de 2012. Partícipes en Brasil cuenta con el 69,26% y es en este vehículo donde Abertis tiene mayoría con el 51%, por el 49% en manos del fondo canadiense. De forma adicional, Brookfield controla otro 14,9% a través de Brookfield Aylesbury, y el 15,84% restante es de minoritarios.