La filial de CIE tendrá una valor de 435 a 522 millones

Dominion abre la puerta a dar un 33% de su beneficio como dividendo

Anton Pradera, presidente de CIE Automotive.
Anton Pradera, presidente de CIE Automotive.

La temporada de salidas a Bolsa en España en 2016 se inauguró ayer, después de una sequía que dura desde el debut efectuado por Euskaltel en julio del año pasado. La primera en dar el paso al parqué ha sido Dominion, la filial de ingeniería del fabricante de piezas de automóviles CIE Automotive. El proceso de colocación, exclusivamente entre grandes inversores, se llevará a cabo hasta el día 25 de abril, cuando se fijará el precio, para dar el salto a la Bolsa el miércoles 27 del mes actual.

Dominion fue creada en 1999 para dar servicios técnicos y soluciones de ingeniería especializadas. El año pasado facturó 525 millones de euros, un 79% más que en 2014, y logró un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 41,6 millones de euros. De ese importe, 174 millones procedieron de España, mientras que los 451 millones adicionales provinieron del extranjero. Su beneficio neto cerró en 18,4 millones, un 230% más que los 5,6 millones de 2014.

La deuda neta a cierre del año pasado fue de 23,2 millones de euros, con una ratio de apalancamiento respecto al ebitda de 0,6 veces. El objetivo de la ampliación de capital es crecer, y de hecho su objetivo es elevar su ratio de deuda aunque mantenerlo por debajo de las 2 veces.

En principio captará 150 millones de euros, pero ampliará el importe hasta los 172 si los bancos coordinadores globales –Société Générale y JB Capital Markets– ejercitan la opción de sobreadjudicación de acciones, por un 15% del total.

CIE AUTOMOTIVE 26,78 0,83%

De entrada, y en función del precio al que finalmente sean vendidas, Dominion colocará entre 46,9 millones de acciones si es al máximo de 3,2 euros; si es al mínimo, emitirá 53,9 millones. En el punto medio de la banda, de 2,9 euros, tendría que colocar 51,7 millones. El objetivo inicial es lograr 150 millones de euros de capital para desarrollar una política activa de compras. No define una política de dividendos, pero abre la puerta a distribuir a medio plazo una tercera parte del beneficio entre sus accionistas, como publicó CincoDías el pasado 14 de abril.

La misión de Dominion, presidida por Antón Pradera, que ocupa el mismo puesto en CIE Automotive, es crecer. Y lo ha demostrado con las compras que ha ejecutado desde 2014. Ha adquirido las firmas Beroa, Bilcan, Near y el pasado lunes cerró la adquisición de Abantia. Así, pese a la entrada de capital fresco, su objetivo es mantener la ratio de deuda frente a ebitda en los niveles actuales, por debajo de las 2 veces.

La firma, en la que el consejero delegado es Mikel Félix Barandiaran, ofrece soluciones hospitalarias, farmacéuticas y de servicios de instalación, mantenimiento y reparación de componentes industriales. El área de tecnologías y telecomunicaciones, que se centra en diseñar, instalar y mantener redes de telecomunicaciones fijas y móviles principalmente en España y Latinoamérica, representa un 48% de los ingresos de la compañía

El segmento de industria, centrado en ayudar a sus clientes en la gestión del uso de calor en procesos industriales, supone el 50% de su facturación, mientras que el 2% restante procede del segmento de energías renovables.

En la actualidad, el capital de Dominion está en manos de CIE Automotive, que controla un 62,95%, de ACEK Desarrollo y Gestión Industrial, vehículo de los hermanos Riberas –dueños de Gestamp–(17%), Mikel Félix Barandiaran (7,4%), Servit Servicios Industriales Técnicos (5,8%) y Tower Valley, con el 5%.

Ninguno de los actuales accionistas acudirá a la ampliación de capital con la que la compañía saldrá a Bolsa, pero tampoco venderán acciones antiguas. Se comprometen además a no desinvertir en la empresa en un plazo de 180 días desde su debut en el parqué.

Así, tras la salida a Bolsa el folleto asegura que CIE reducirá su peso en el capital, pero seguirá controlando la compañía con al menos el 50,01%. En caso de que se ejecutara la ampliación de capital al precio medio de la banda orientativa de precios, de 2,9 euros por acción, la participación de CIE Automotive quedaría en el 42,8% de Dominion, pero ha llegado a un acuerdo con la sociedad controlada por los hermanos Riberas para comprarles el porcentaje necesario, al precio final de la colocación en Bolsa, para mantener más de la mitad de las acciones.

 

Una firma con un valor máximo 522 millones

El rango orientativo de precios que recoge el folleto de la salida a Bolsa de Dominion, de 2,6 a 3,2 euros por acción, supone una valoración para el 100% del capital de 435 millones de euros a 522 millones, en caso de que además se ejecute la opción de sobreadjudicación. Se situaría entre el puesto número 66 de la Bolsa, después de Lar, que ayer finalizó con una capitalización de 532 millones de euros, y antes que Europac (505 millones), y el número 71, por encima de Fluidra (414 millones), y justo después de Urbas (437 millones). La propia CIE Automotive finalizó la sesión de ayer con una valoración de más de 2.000 millones de euros. La compañía está en máximos históricos, al avanzar un 3,4% en lo que va de año. El fabricante de piezas de automóviles, que cerró ayer a 15,98 euros por acción, se dispara más de un 1.700% desde los 0,85 a los que cotizaba en 2002.