La filial de CIE ampliará capital y la cadena de pizzerías sacará hasta 600 millones

Dominion lanza su salida a Bolsa y Telepizza, mañana: ¿es interesante invertir en ellas?

Logotipo de Telepizza en una moto
Logotipo de Telepizza en una moto Reuters

La segunda temporada de salidas a Bolsa arranca fuerte. Dominion, filial de CIE, prevé lanzar el hoy su debut con una ampliación de capital y una valoración que rondará los 500 millones de euros. Telepizza prevé colocar acciones nuevas y antiguas por entre 500 y 600 millones de euros. Parques Reunidos activará su debut la próxima semana. 

Las colocaciones en la Bolsa española se paralizaron por completo en el primer trimestre, pese a que la lista de candidatas era más que amplia. Quirón Salud, Parques Reunidos, Aernnova, Telepizza, Cortefiel, Volotea y Coca Cola European Partners, entre otras, se postulaban a finales del año pasado como debutantes. 

El arranque del ejercicio ha sido muy negativo para las salidas a Bolsa en todo el planeta.Las dudas sobre el crecimiento mundial, el precio del petróleo por los suelos y el ingrediente nacional derivado de la falta de Gobierno, de menor importancia aunque un elemento de incertidumbre más, paralizaron las salidas en la primera temporada de debuts. En la segunda, que finaliza a mediados de mayo, las empresas se han puesto las pilas. La fecha límite para debutar coincide con los 134 días después de presentar las últimas cuentas auditadas, en este caso las de cierre de 2015. Esta regla se impone para las colocaciones que se quieran realizar en Estados Unidos.

La recuperación de las Bolsas, con el Ibex acercándose a los 9.000 puntos, ha abierto la puerta a un determinado tipo de vendedores. Cie Automotive, el fabricante de piezas de automóviles, tenía decidido desde hace meses que sacaría a Bolsa su filial de ingeniería y de servicios tecnológicos, Dominion. Mañana mismo lanzará la operación, una vez que la CNMV dé el visto bueno a su folleto de colocación. 

Dominion ha crecido con compra desde 2014, al adquirir las firmas Beroa, Bilcan, Near y este mismo lunes con la adquisición de Abantia. Ofrece soluciones hospitalarias, farmacéuticas y servicios de instalación, mantenimiento y reparación de componentes industriales.

El área de tecnologías y telecomunicaciones, que se centra en se centra en diseñar, instalar y mantener redes de telecomunicaciones fijas y móviles principalmente en España y Latinoamérica, representa un 48% de los ingresos de la compañía

El segmento de industria, centrado en ayudar a sus clientes en la gestión del uso de calor en procesos industriales, supone el 50% de su facturación, mientras que el 2% restante procede del segmento de energías renovables, que construirá soluciones llave para distintos ámbitos de energía. 

La empresa facturó el año pasado 525 millones de euros, un 79% más que en 2014, y logró un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 41,6 millones de euros. De ese importe, 174 millones procedieron de España, mientras que los 451 millones volvieron del extranjero. La deuda neta a cierre del año pasado de 23,2 millones de euros, con una ratio de apalancamiento respecto al ebitda de 1,8 veces.

La valoración inicial de Dominion oscila entre los 400 y los 500 millones, pero será a lo largo del día de hoy cuando se publique la horquilla orientativa de precios oficial. Los accionistas actuales se quedarán pero diluirán su participación. Ahora, CIE cuenta con un 63% del capital, la sociedad INSSEC 2, vinculada al fabricante de piezas de coches, tiene un 17% y el 20% restante está en manos de sus directivos.

Dominion estima que a corto plazo hay "importantes oportunidades para hacer crecer la empresa" y que a medio "podría plantear un dividendo de al menos un tercio del beneficio neto consolidado", que fue de 8,1 millones en 2015.

Las entidades que liderarán el estreno bursátil en España son JB Capital, pilotado por Javier Botín, y Société Générale. CIE, por su parte, está presidida por Antón Pradera, que además es el dueño del 10,9%. El accionista mayoritario del grupo con el 25,9% es Corporación Gestamp, conocido en los últimos tiempos por su frustrado intento de entrar en Abengoa.

  • Telepizza, mañana

Telepizza, previsiblemente, tendrá el visto bueno de la CNMV un día después de Dominion, con el objetivo de fijar el precio y salir a Bolsa a finales del presente mes. En este caso, la ampliación de capital será de unos 120 millones de euros, y los actuales accionistas venderán de manera proporcional acciones por entre 380 y 480 millones de euros en función del precio final.

Destinará el importe que recaudará directamente a reducir su deuda, que quiere dejar en unos 160 millones de euros, con una ratio respecto al ebitda, que en 2015 fue de 57,7 millones, de 2,5 y que bajaría a finales del presente ejercicio hasta el entorno de las 2 veces.

La valoración máxima de los departamentos de análisis de los bancos colocadores alcanza los 1.350 millones de euros. Esta sería la tasación máxima realizada por los departamentos de análisis de las entidades colocadoras, capitaneadas por Merrill Lynch y UBS y escoltadas en un segundo lugar por BBVA, Barclays y Nomura y en un tercero, por Santander, Banca IMI e ING. Fuentes conocedoras de la acogida de la compañía señalan que esta está siendo muy positiva.

La empresa no cuenta con el dividendo como gancho. Telepizza descarta el pago de retribución a corto plazo, según fuentes próximas a la transacción. El importe de los beneficios irá destinado de manera íntegra a los planes de crecimiento del grupo, que incluyen “explorar oportunidades selectivas y complementarias de consolidación en el mercado global de pizza, que sigue fragmentado”.

Las ventas en sus tiendas (tanto franquiciadas como propias) alcanzaron los 491 millones de euros, de ellos, 328,9 millones son ingresos netos que se apunta la sociedad. El grupo cuenta con 1.311 establecimientos en 15 países, de los cuales 461 son tiendas propias y el resto franquiciados y máster franquiciados. Desde la entrada del capital riesgo en 2006, el grupo ha pasado de 876 locales a la cifra actual.

Parques Reunidos, la próxima semana

Parques Reunidos será la tercera en dar el salto a la Bolsa. La empresa, participada por el fondo Arle Capital en un 65% y por otros pequeños accionistas, entre ellos sus directivos, prevé recaudar 525 millones de euros a través de una ampliación de capital. Los actuales accionistas no descartan, en función del precio final, desinvertir una parte de su participación.

Esta será su segunda incursión en la Bolsa española, donde estuvo desde 1999 hasta 2003, fecha en la que fue excluida tras ser adquirida por Advent International por 240 millones. Tres años después pasó a manos de Arle, entonces denominada Candover, por 1.000 millones. La firma de capital riesgo ha contratado para su retorno al continuo los servicios de Morgan Stanley y Deutsche Bank, que ejercerán de colocadores globales, mientras que Santander, Barclays, BNP Paribas serán las entidades colocadoras y Intesa Sanpaolo, BBVA, Sabadell y CaixaBank se sitúan en un tercer escalón.

La ampliación de capital, que irá dirigida exclusivamente a inversores institucionales, se destinará a reducir el endeudamiento financiero neto de Parques Reunidos, que a finales de diciembre de 2015 ascendía a 1.074 millones, cifra superior a los 989 registrados al cierre de su año fiscal (de octubre a septiembre).

De su deuda, unos 430 millones de dólares (alrededor de 390 millones de euros) corresponden a una emisión de bonos de su filial estadounidense Palace Entertainment, que vence en abril de 2017 y que fue emitida hace cinco años. Parques Reunidos tiene además que refinanciar una línea de crédito de 120 millones de dólares (unos 110 millones) que expira en enero del próximo año. S&P ya alertó sobre el proceso de refinanciación de la empresa en un informe de mediados de febrero en el que destacaba que Parques Reunidos estaba en conversaciones con bancos e inversores para refinanciar su emisión de bonos. La ampliación de capital para salir a Bolsa es un compromiso para llevar a cabo la refinanciación.

La colocación de Parques Reunidos, para el que se calcula un valor de empresa (capital más deuda) de unos 2.000 millones, será la mayor desde la salida a Bolsa de Aena y tendrá una valoración de alrededor de 1.500 millones, que podrían alcanzar los 2.000 en el escenario más optimista.

La operación, que podrá ser además el debut más grande realizado en lo que va de año en Europa, se ejecutará al mismo tiempo que la refinanciación de la empresa. Parques Reunidos ha acordado con el sindicato de bancos una nueva línea de financiación de 575 millones, divididos en dos tramos de 230 y 345 millones, y que se complementa con línea de crédito revolving multidivisa de 200 millones. En una reciente presentación, el grupo dirigido por Fernando Eiroa destacó que prevé distribuir dividendos entre sus accionistas.

En el primer trimestre fiscal de 2016 -finalizado en diciembre y que supone tan solo el 11% de los ingresos anuales de la compañía- el grupo de parques temáticos registró unos ingresos de 65,7 millones de euros, un 5,3% más que en el mismo periodo de un año antes, tras elevar el número de visitantes un 5,2%, hasta los 2,34 millones. Parques Reunidos registró un ebitda negativo de 3,2 millones y se anotó unas pérdidas de 30,9 millones, inferiores a los 33,5 millones del ejercicio precedente. Un trimestre en el que la empresa dejó de operar el Oceanogràfic de Valencia y en el que cerró el parque francés de Marineland por los daños provocados por una tormenta en octubre y que acaba de reabrir.

En el último ejercicio completo, el grupo facturó 605,5 millones de euros, un 10,3% más, y se anotó un ebitda de 194,8 millones. Parques Reunidos cuenta con 55 parques de ocio repartidos en 12 países. La compañía ha reducido el peso del mercado español en sus cuentas, que a cierre de 2015 representaba el 23% de sus ingresos, frente al 58% que llegó a suponer en 2006. La empresa tiene 30 activos identificados para reforzar y diversificar su cartera.